En nuestro día a día resultan tan frecuentes algunos abusos por parte de empresas del sector servicios que muchos de ellos los hemos interiorizado sin darnos cuenta. Así, hasta que no se convierten en titulares de prensa, no somos conscientes de su importancia y de lo indefensos que, en ocasiones, nos podemos sentir si desconocemos nuestros derechos.

Para que esto no suceda, hoy repasamos algunos de los abusos a consumidores y usuarios más habituales en la vida diaria, sobre los que siempre advierten y aconsejan las diversas asociaciones en defensa del consumidor españolas.

Prohibición de acceso con bebida o comida a cines

cine
Fuente: Pixabay/Vladvictoria

El comportamiento abusivo por parte de las empresas de cine y espectáculos de no permitir entrar en la sala con comida del exterior es tan frecuente que se ha normalizado. Esta prohibición de acceder con alimentos y bebidas tiene como finalidad que los espectadores se vean obligados a comprar sus palomitas, bocadillos, agua o refrescos, en el propio sitio donde se celebra la proyección o el evento.

El Ministerio de Sanidad y Consumo advierte que esta práctica es abusiva, aunque sea habitual en los cines españoles, tal y como refleja el Informe sobre el posible carácter ilegal y abusivo de la prohibición de acceso a las salas de cine con comidas y bebidas adquiridas en el exterior del establecimiento, emitido por AECOSAN (Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición).

Los Multicines España, de Zafra (Badajoz), fueron de los primeros en ser multados por el hecho de impedir el acceso a los espectadores que portaban comida y bebida del exterior del local. La sanción de 3005 euros fue impuesta por el Instituto de Consumo de Extremadura.

Prohibición de acceso con comida a festivales de música

Festival
Fuente: Pixabay/bbolender

Si en los cines esa práctica abusiva es habitual, también sucede así en los festivales de música. Facua denunció a más de 40 festivales durante el 2019 por no haber permitido la entrada a los usuarios con comida y bebida de fuera del recinto. Al igual que sucede con las salas cinematográficas, la actividad principal de estos festivales se centra en ofrecer espectáculos, no servicios de hostelería, por lo que se considera un abuso restringir de tal forma el derecho de admisión.

Sin embargo, a la hora de sancionar este tipo de prácticas, se producen diferencias entre las distintas comunidades autónomas, ya que en cada una de ellas puede desarrollarse una normativa particular al respecto.

En todo caso, las asociaciones de consumidores recomiendan presentar una reclamación cuando se prohíba el acceso a las salas de cine o a los festivales por llevar alimentos de fuera, así como denunciar ante el organismo de la comunidad autónoma correspondiente.

Suplementos por equipaje y overbooking

Aeropuerto
Fuente: Pixabay/JESHOOTS-com

Las compañías aéreas pertenecen a un sector que suele ser protagonista de prácticas abusivas hacia sus usuarios. Así, resulta habitual el abuso del cobro de suplementos por el equipaje que establecen las aerolíneas a sus pasajeros. Ejemplo de ello es la condena del Juzgado de lo Mercantil número 13 de Madrid a la compañía Ryanair, por haber cobrado a una pasajera 20 euros en concepto de suplemento por el equipaje de mano, que podía ir en cabina sin ningún tipo de problema.

Otro comportamiento abusivo puede ser consecuencia del overbooking. Se habla de overbooking cuando, en cualquier aeropuerto de la Unión Europea (UE), el número de plazas del avión es menor que el de las reservas confirmadas por los viajeros, presentadas para facturación en tiempo límite. Como resultado de esta sobreventa, al no haber sitio real en el vuelo, se deniega el embarque y el pasajero se queda en tierra.

Aunque el overbooking es legal en la UE, para que las aerolíneas no abusen de su posición, han de cumplir con la normativa al respecto, regulada en el Reglamento CE nº 261/2004. Así se determina que los usuarios tienen derecho a reembolsos, traslados, comida y bebida, estancia en hotel si fuera necesario y compensaciones económicas, en su caso, en los supuestos de overbooking o denegación de embarque.

Prácticas abusivas de empresas de telecomunicaciones

Smartphone
Fuente: Pixabay

Año tras año, la utilización de prácticas abusivas por parte de las empresas de telecomunicaciones es objeto de las quejas de los usuarios. Los abusos más frecuentes, según la Asociación de Consumidores ADICAE, son el establecimiento de comisiones abusivas por la devolución de recibos, suplementos adicionales por servicios que el cliente no ha contratado y el cobro por el envío de la factura en papel y por la liberalización y portabilidad en los contratos al querer cambiarse de compañía.

Respecto a este último supuesto, la sentencia de la Audiencia Provincial de A Coruña, Sección Cuarta, de 28 de marzo de 2018, establece que el operador está obligado a liberar de forma gratuita los móviles de los clientes. En ella también se dictamina la nulidad de la cláusula de desbloqueo de terminales, en un proceso interpuesto por más de medio millón de usuarios afectados y ADICAE contra Vodafone.

Asimismo, en diciembre de 2018, la Junta de Andalucía multó por la introducción de cláusulas abusivas en los contratos a las principales empresas de telefonía: Telefónica, Vodafone y Orange, con sanciones por un importe total de 3,09 millones de euros.

Cláusulas bancarias abusivas

Banco
Fuente: Pixabay

Sin duda, algunos de los principales abusos que padecen los usuarios y consumidores proceden de las entidades bancarias. Entre las cláusulas hipotecarias más habituales que se encuentran declaradas como abusivas por los tribunales en nuestro país destacan las cláusulas suelo, con las que se establece un interés mínimo a pagar en las cuotas mensuales de la hipoteca, las cláusulas de gastos hipotecarios y las cláusulas de intereses de demora, en las que se determinan unos intereses superiores a los legales. Pero estas no son las únicas.

Entre las muchas otras cláusulas abusivas en las relaciones contractuales hipotecarias, también se encuentran las cláusulas de costas judiciales, cuando estas solo pueden ser impuestas por un juez o tribunal y nunca por la entidad bancaria; las cláusulas del Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios (IRPH), un índice alternativo al Euribor en el que el banco puede influir; y las cláusulas de vencimiento anticipado, por las que el acreedor puede dar por vencido el préstamo con antelación si el deudor no cumple con sus obligaciones.

Devoluciones de productos

tienda
Fuente: Pixabay

En lo que respecta a los servicios comerciales, hay establecimientos que no admiten devoluciones durante el periodo de rebajas, pero solo pueden hacerlo si informan de ello previamente al consumidor.

Si el comercio no indica de forma expresa que no admite devoluciones, está obligado a cambiar el artículo que hayas adquirido en él. Pero en el supuesto de que el producto esté defectuoso, el comerciante ha de recogértelo y devolverte el dinero siempre. En caso contrario, también estaríamos hablando de prácticas abusivas.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here