Las estufas de pellets son una buena opción, ecológica y económica, para calentar nuestra casa en invierno, aunque hay que tener en cuenta que necesitamos colocarlas en un espacio con salida de humos, por lo que no siempre es posible instalarlas en todo tipo de viviendas. Todos los modelos usan como combustible los pellets, esas piezas pequeñas y prensadas, de madera natural y sin tratar, elaboradas con virutas de los aserraderos y talleres. Es lo que se conoce como biomasa sólida.

Si no tienes muy claro cómo son esta clase de aparatos y en qué se diferencian unos modelos de otros, hoy te contamos cuáles son los diferentes tipos de estufas de pellets que puedes encontrar en el mercado, teniendo en cuenta cómo funcionan.

Estufas de aire

estufa
Fuente: YouTube

Las estufas de pellets de aire, también denominadas estufas de pellets de aire forzado, son aquellas en las que un ventilador expulsa el aire caliente y cuentan con un sistema electrónico de encendido y apagado que es posible programar. Algunas de ellas incluso pueden manejarse con mando a distancia o se pueden controlar a través de una aplicación móvil.

La llama y el ventilador de las estufas de pellets de aire forzado tienen varias potencias. Te será posible encontrarlas en el mercado a partir de 4 kilovatios. La salida de humos habitualmente es de 8 centímetros y también necesita una toma de corriente a 220 V.

Este tipo de aparatos de calefacción resultan adecuados para grandes espacios, como locales y salones, ya que distribuyen el calor con uniformidad y rapidez por la habitación.

Estufas de pellets canalizables

estufa de pellets
Fuente: www.amazon.es

Las estufas de pellets canalizables están diseñadas para repartir el calor a varias estancias de la casa a través de conductos especiales por los que circula el aire caliente, aunque también es posible derivar todo el calor por el frontal del aparato.

Las estufas de pellets canalizables resultan las más adecuadas para cuando queremos calentar distintas habitaciones. Con ellas es posible repartir el calor de forma uniforme por toda la vivienda, por lo que resultan muy adecuadas para las casas con varias plantas.

Termoestufas de pellets

hidroestufa de pellets
Fuente: YouTube/Sinergia Sostenible

Las termoestufas de pellets, también denominadas hidroestufas de pellets, reparten el calor por toda la casa, al igual que las canalizables, pero a través de un sistema distinto. En este caso, calientan agua y la conducen hasta los radiadores de agua ubicados por las distintas estancias o bien hasta el suelo radiante. Algunas pueden superar los 25 kilovatios y asemejan pequeñas calderas, con un sistema de autoapagado para cuando detectan algún error en su funcionamiento.

Recuerda que, en todo caso, la salida de humos de la estufa de pellets ha de ser al tejado y que los objetos inflamables, como cortinas, sofás, etc., deberán estar a un mínimo de entre 1 y 2 metros. Para su buen funcionamiento, no olvides unas normas básicas de mantenimiento: retirar la ceniza un par de veces por semana, limpiar el cristal y hacer las preceptivas revisiones cada dos años por parte de profesionales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here