Hay determinados hábitos adquiridos en nuestro día a día que forman parte de nuestra vida de tal forma que ni siquiera reparamos en ellos. Seguramente la educación recibida en casa, cuando éramos pequeños, ha condicionado nuestros comportamientos mucho más de lo que nos creemos y en todo tipo de ámbitos. La limpieza es uno de ellos.

Pero no siempre hemos aprendido bien lo que deberíamos hacer en esas costumbres que se han pasado de boca a boca de padres a hijos. Precisamente por eso, nos encargamos hoy de repasar algunos de los errores de higiene más comunes en la cocina que, tal vez, te hayan enseñado cuando eras un niño.

No limpiar el estropajo

Fuente: Pixabay

Sí, toca el turno a la esponja de cocina. En numerosas casas este objeto cotidiano simplemente se cambia cuando está tan desgastado que apenas limpia o está muy deteriorado.

Sin embargo, durante todo ese tiempo, la esponja de cocina es una fuente de bacterias, ya el agua caliente no elimina todas y siempre quedarán algunas que necesiten más de 121 grados para desaparecer.

Para limpiar los estropajos puedes introducirlos en el lavavajillas, con un ciclo de secado, o calentarlos durante un minuto a máxima potencia en el microondas. Con cualquiera de los métodos eliminarás el 99,99 por ciento de las bacterias. Y si las desinfectas, recuerda cambiarla cada 15 días.

Descongelar a temperatura ambiente

Fuente: Pixabay

No debes descongelar nunca los alimentos a temperatura ambiente. Para no correr ningún riesgo y que se mantengan en perfecto estado, la descongelación debe producirse en la nevera. Coloca el alimento en el refrigerador con antelación suficiente a que necesites cocinarlo o consumirlo. Ten en cuenta que descongelar unos 3 kilogramos requiere alrededor de 24 horas. Es el método más seguro de descongelación, aunque también puedes echar mano del microondas, otra forma de descongelar segura.

Lavar la carne

Fuente: Pixabay

Si hace poco hacíamos un repaso a los alimentos que debes lavar antes de consumir o cocinar, hoy toca destacar el que no debes limpiar: la carne. Y es que lavar la carne no es recomendable, ya que no sirve para eliminar las bacterias y, aún encima, incrementa la posibilidad de que se contamine. Así que si es uno de tus hábitos adquiridos de higiene, olvídalo.

Usar pinzas de la ropa

Fuente: Pixabay

¿Quién no ha usado una pinza de la ropa para cerrar una bolsa de congelado o de patatas fritas? Pues olvídate también de esta costumbre si has utilizado la pinza con anterioridad. Lo cierto es que si la has usado para tender la ropa puede contener restos de jabón que pueden llegar al alimento al estar manipulando la bolsa. Mejor adquiere unas pinzas específicas para precintar o cerrar esos envases y deja las de la ropa para hacer la colada.

Huevos en la puerta de la nevera

Fuente: Pixabay

Seguro que los huevos los guardas en la puerta del frigorífico, al igual que la mayoría de la gente. Pero este es otro error a evitar. La puerta de la nevera es una de las zonas menos frías del electrodoméstico, por lo que la refrigeración será menor y los huevos se estropearán antes.

Usar tablas de madera

Fuente: Pixabay

Seguro que, cuando eras pequeño, en tu casa había una tabla de cocina de madera. De hecho, hay muchos hogares en que todavía se utiliza. Pero este objeto que sirve de base para cortar los alimentos es de los primeros que se recomienda desechar de la cocina. La madera contribuye a contaminar los alimentos que cortes sobre ella y es mucho más difícil de limpiar que las de polipropileno o de vidrio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here