Cuando llega el invierno, buscamos la calidez del hogar, pero nuestra factura de la luz también suele verse afectada por la bajada de las temperaturas. Controlar su consumo nos ayudará a descender su cuantía, así como a consumir menos energía para cuidar el medio ambiente.

Así que hoy te contamos los errores habituales que nos hacen gastar más en calefacción para que puedas tomar medidas si, consciente o inconscientemente, incurres en alguno de ellos.

No programar una temperatura adecuada

Calefacción
Fuente: Pixabay/geralt

La temperatura ideal en casa se encuentra entre los 19 y los 21 grados por el día y entre los 15 y los 17 grados durante la noche. Así que al poner la calefacción hay que tener en cuenta que, una vez alcanzada la temperatura deseada, solo es necesario mantenerla.

Como consecuencia, es necesario programar los radiadores o la calefacción para que se encienda y se apague cuando la temperatura ambiente sea la idónea. Evita tener la calefacción al máximo durante horas. De tal forma, apaga la calefacción cuando no estés en casa o prográmala para que se encienda una hora antes de llegar a ella. En el caso de estufas y calefactores eléctricos, puedes echar mano de los enchufes inteligentes.

No apagar la calefacción por la noche

Radiador
Fuente: Pixabay/Gelly___

En la misma línea, es un error habitual dejar la calefacción encendida durante la noche. Ten en cuenta que, a menos que tu casa no cuente con un buen aislamiento, no es necesario. Aunque en la mayoría de los casos no sea lo más adecuado, recuerda que, en caso de encenderla en horario nocturno, la temperatura adecuada para poder descansar se encuentra entre los 15 y los 17 grados.

Cubrir los radiadores

Radiador
Fuente: Pixabay/maximovael94

Otro error frecuente es cubrir los radiadores con esas prendas de ropa que no te dan secado. Debes tener en cuenta que el radiador no debe utilizarse como si fuera una secadora, ya que se impide la difusión del aire caliente y se produce un gasto tan inútil como innecesario.

Lo más recomendable es colocar un pequeño tendedero portátil cerca de la calefacción. Así, podrás secar la ropa de manera tal que el calor seguirá fluyendo sin ningún tipo de interrupción.

Calentar toda la casa

Calefacción
Fuente: Pixabay

Lo más recomendables es calentar la estancia de la casa en la que uno se encuentra y no todos los espacios, ya que se ocasionaría un gasto de energía completamente innecesario. Lo mejor es apagar o cerrar los radiadores de las habitaciones en las que no haya nadie. Solo tendrás que encenderlos una hora antes de que vaya a ser ocupada la estancia.

Además, resulta conveniente bajar las persianas y echar las cortinas para que el calor no se escape, y utilizar ropa cómoda de abrigo para estar en casa. Por el contrario, cuando no haya nadie en casa durante el día, deberás dejar subidas las persianas y permitir que el calor solar entre por la ventana. Otros trucos como los burletes en las puertas y en las ventanas contribuirán a que se mantenga la temperatura en el interior, así como el uso de alfombras y telas pesadas y con tonos cálidos y oscuros en la ropa del hogar.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here