Si normalmente te recordamos los hábitos que debes adoptar para reducir el consumo de agua y no desperdiciarla, nos ocupamos hoy de la energía eléctrica. Sin duda, este es uno de los gastos que más quebraderos de cabeza provoca en la economía del hogar, así que es conveniente saber cómo podemos controlarlo.

Y es que muchas veces ese desperdicio de energía que se realiza de forma fantasma o esa decisión errónea con la que creemos que ahorramos cuando no es así suelen ser los principales problemas. Recopilamos los más frecuentes y te contamos los errores que suben tu factura de la luz.

Dejar los aparatos eléctricos enchufados

Mando a distancia
Fuente: Pixabay/geralt

Este es uno de esos gastos fantasma a los que nos referíamos. Parece que no pero al final siempre se nota en la factura cuando se dejan enchufados los aparatos eléctricos que no utilizamos, ya que siguen consumiendo energía.

Sucede así cuando apagas la televisión con el mando y la dejas con ese piloto rojo en stand by, o cuando no desenchufas el cargador del móvil o de la tableta de la toma de corriente, por poner solo unos ejemplos.

Abusar del uso de los aparatos eléctricos que más consumen

Secador
Fuente: Pixabay/RyanMcGuire

Abusar en la utilización de determinados electrodomésticos cuando puedes prescindir de ellos es otro error frecuente. Como norma general debes recordar que suelen ser los aparatos que generan calor los que más consumen, como secadores y planchas de pelo, la lavadora, la secadora, etc. Así que si el tiempo lo permite, puedes secar la ropa al aire y controlar la utilización del resto. Acostúmbrate a apagar la cocina y el horno un poco antes, por ejemplo, para aprovechar el calor residual.

Si además tus aparatos eléctricos traen la opción de modo ahorro o bajo consumo, no dudes en utilizarlos.

Desaprovechar la luz natural que entra por las ventanas

Ordenador
Fuente: Pixabay/KimberlykStokes

En invierno no queda otro remedio que encender más pronto que tarde la luz, pero cuando llega la primavera y el verano, aprovecha que tarda más tiempo en anochecer. Abre las persinas de par en par y coloca unas cortinas o visillos ligeros de color claro que permitan entrar la luz a raudales en tu casa. Y en el supuesto de que vivas en una zona de altas temperaturas, consulta nuestros consejos para preparar tu casa para el calor durante esta época del año.

Tener electrodomésticos en mal estado o de baja eficiencia energética

Cocina
Fuente: Pixabay/DarthZuzanka

Los grandes electrodomésticos que más consumen en una vivienda son el frigorífico, el congelador, la lavadora, el lavavajillas, la secadora y el horno. Ten en cuenta que si alguno falla o está estropeado, como el caso de las neveras que tienen deteriorado el congelador, o la cocina con horno eléctricos en el que uno de los dos no funciona, consumirá probablemente mucho más, así que realiza el desembolso de arreglarlo o adquirir uno nuevo tan pronto como puedas.

Por otro lado, si los electrodomésticos de tu casa no son de clase A, su consumo es elevado. Lo que puedas ahorrar a la hora de comprar uno de clase B, C o D lo pagarás luego con creces en la factura de la luz. Así que, según tus posibilidades, elige uno con clasificación energética A++ o A+++.

Contratar más potencia energética de la que necesitas

Cocina
Fuente: Pixabay/kirkandmimi

A efectos de contratación con nuestra suministradora de energía eléctrica hay que ser cuidadoso. Muchos pagan de más por algo a lo que no le sacan partido, es decir, contratan más potencia de la que necesitan, lo cual incrementa la factura más de lo crees. La potencia contratada hace referencia a la cantidad de electricidad que puedes consumir al mismo tiempo.

Calcula cuál es la potencia adecuada a las necesidades de tu hogar, teniendo en cuenta cuántos convivís y la cantidad de electrodomésticos a utilizar a la vez, y limítate a ella. Te sorprenderá comprobar que no necesitas tanta potencia como creías, sobre todo, si adquieres ciertos hábitos como no poner el horno, la lavadora y secarte el pelo al mismo tiempo.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here