Los aceites esenciales que puedes preparar o comprar en el mercado son muy numerosos, ya que pueden elaborarse con infinidad de árboles y plantas, tanto de las raíces como de las hojas o de las flores. Se trata de unos concentrados líquidos cuya materia prima es vegetal y que destacan por su intenso aroma.

El proceso de elaboración de los aceites esenciales se realiza por medio de destilación o extracción, para que la planta no pierda sus propiedades. Si te has preguntado alguna vez para qué sirven exactamente o de cuántas maneras pueden utilizarse, hoy te explicamos los mejores trucos con aceites esenciales para que nunca falte alguno en tu casa.

Ambientadores de aceites esenciales

aceite esencial
Fuente: Pixabay/Mareefe

Posiblemente, el uso de los aceites esenciales como ambientadores sea el más conocido. Incluso tienes varias formas de aromatizar tu casa con ellos. Puedes servirte de un clásico quemador de cerámica, en el que se coloca en su parte inferior una vela y en el soporte superior se vierte agua con unas gotas de aceite. Al irse evaporando, su agradable olor invade el ambiente.

También puedes usar los aceites esenciales en los difusores de aromas, que se usan con frecuencia en aromaterapia. Y si lo tuyo son los ambientadores de espray, puedes preparar uno casero.

Solo tienes que llenar un difusor con el aceite esencial cuyo olor prefieras, agregar un poco de agua y refrescar el ambiente de tu hogar. El aceite de lavanda y eucalipto es muy buena opción, pero hay muchos otros.

Aceite esencial contra malos olores

aceites esenciales
Fuente: Pixabay/Monfocus

Seguro que conoces el truco del bicarbonato dentro de la nevera para evitar los malos olores, pero si añades a ese vasito o esa cucharadita de bicarbonato unas gotas de aceite de granada, será mucho más efectivo y agradable. Introdúcelo en el frigorífico contra la pared del fondo.

Aceite de eucalipto como descongestionante

Aceite de eucalipto
Fuente: Pixabay/evita-ochel

Este es otro clásico del uso de los aceites esenciales, en concreto, el de eucalipto. Y es que el aceite esencial de eucalipto es un potente descongestionante. Solo tienes que hervir agua en una olla y añadir unas gotas de aceite de eucalipto. Cuantas más viertas, más intenso será el olor. Luego, inclina la cabeza sobre los vapores que emana y pon una toalla sobre ella. Con estas inhalaciones verás como la congestión mejora considerablemente.

Aceite de cedro como repelente de insectos

aceite de cedro
Fuente: Pixabay/Pezibear

Si quieres evitar que las polillas se sientan atraídas por tus muebles o puertas de madera, te será muy útil el aceite de cedro, ya que las polillas y otros insectos lo evitan por completo. Tendrás que humedecer un paño con aceite de cedro y pasarlo por la superficie elegida que deseas conservar. Evitarás que las larvas penetren en la madera.

Aceites esenciales relajantes

aceite lavanda y rosa
Fuente: Pixabay/Devanath

Las propiedades relajantes de algunos aceites esenciales constituyen otro de sus puntos fuertes. Entre todos ellos, destaca el aceite de lavanda, adecuado para aromatizar tu casa cuando desees un ambiente tranquilo y de reposo. Pero también puedes echar unas gotitas de de aceite de lavanda o de rosas sobre tu almohada o la de la cama de los más pequeños. En la mayoría de las ocasiones, dormiréis mejor.

Aceites esenciales para la piel

Aceites esenciales
Fuente: Pixabay/JillWellington

Los aceites esenciales no pueden echarse directamente sobre la piel, con la excepción de los aceites esenciales de manzanilla, lavanda y árbol de té. No obstante, algunos de los otros sí pueden utilizarse sobre el cuerpo si se diluyen en agua y aprovechar así todas sus propiedades como agentes de belleza. De hecho, encontrarás a la venta muchos aceites de belleza de todo tipo preparados ya como cosméticos para un uso adecuado y sin riesgos.

Hay que tener en cuenta que los aceites hidratan y regeneran la piel, y que cuando se aplican con un masaje estimulan la microcirculación. Algunos también contribuyen a que desaparezca la celulitis, como el aceite esencial de enebro o el aceite esencial de orégano. Y para las pieles secas o apagadas, resulta especialmente adecuado el aceite esencial de lavanda o el de ciprés.

Aceites esenciales para el cabello

cabello
Fuente: Pixabay/StockSnap

Al igual que los aceites esenciales son beneficiosos para la piel, también cuentan con propiedades para el cabello. Para combatir la caída del cabello, puedes masajear tu pelo con unas gotas de aceite de lavanda diluido en agua por las noches. Al día siguiente, lava el pelo, y si repites estas aplicaciones dos o tres veces por semana, pronto notarás los efectos.

Si quieres aumentar el grosor de tu cabello, añade un par de gotas de aceite de cedro a tu acondicionador en el momento de ir a aplicártelo. Y si necesitas fortificar el cabello, necesitarás el aceite esencial de menta.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here