Si tienes una cocina pequeña en tu casa, seguro que te preocupa aprovechar al máximo el espacio disponible en ella. Pero incluso aunque sea una cocina de gran tamaño, si no la organizas de la forma adecuada estarás desaprovechando la amplitud de sus alacenas o estanterías.

Para que esto no te suceda en ningún caso y puedas tener todo cómodamente ordenado, lo cual facilita el trabajo y te ahorra tiempo cuando tienes que guardar o coger algo, toma nota de alguno de los mejores trucos de almacenaje para la cocina que te traemos hoy. Anímate a probar todos o alguno de ellos. A nosotros nos funcionan.

Instala una isla con ruedas

isla con ruedas
Fuente: Pinterest

Cuando hay poco espacio en la cocina, resulta muy útil tener una isla o mesa con ruedas que puedes colocar en cualquier sitio e ir moviéndola de un lado a otro en función de las necesidades. Además, resulta muy cómoda para limpiar el suelo. No hace falta que sea una mesa. La misma opción, para el caso de que le quites más partido, la tienes con una camarera, un verdulero o un carrito de cocina.

Instala estantes dentro de los armarios

A menudo, la separación entre los estantes interiores de los armarios de la cocina resulta excesiva. Está muy bien si vas a guardar ollas, cacerolas o batidoras de vaso, pero si solo vas a poner las tazas y los vasos, te encontrarás con que la mitad del espacio hacia arriba queda por completo desaprovechado. Para solventarlo puedes comprar pequeñas estanterías exentas y muy fáciles de montar, en plástico o en metal, para colocar en el interior. Ganarás una balda más para almacenar cosas.

Usa táperes rectangulares

tupperware
Fuente: www.amazon.es

Este consejo es un clásico y seguramente ya lo lleves a cabo, pero no todo el mundo lo ha puesto en práctica, así que no está de más recordarlo. Lo mejor para aprovechar el espacio en el almacenaje de alimentos y productos en la cocina es usar táperes con formato rectangular o cuadrado y escapar en la medida de lo posible de los redondos y ovalados, que lo desaprovechan más de lo que crees.

Utiliza los táperes para introducir en ellos los paquetes que has empezado pero que no has terminado, como los de lentejas o pasta, y úsalos también para tener los alimentos de forma ordenada en el congelador. Es increíble cómo se quita partido a cada centímetro de las estanterías y el aspecto ordenado que adquieren de pronto, además de ayudarte a conservar mejor la comida. Si vas a comprarlos, asegúrate de comprobar que valen para el congelador y el lavavajillas, y que pueden almacenarse cuando están vacíos los unos dentro de los otros.

Esconde los cubos de basura

Si tienes espacio suficiente bajo el fregadero o en algún mueble de la cocina, integra los cubos de basura de manera que no se vean y no anden por el suelo. Según el espacio a utilizar puedes usar uno pequeño con dos cubos o dividido en varios compartimentos, perfecto para reciclar cada tipo de residuo.

Coloca separadores en los cajones

separador cubiertos
Fuente: www.amazon.es

Colocar un separador en el cajón de los cubiertos resulta fundamental si quieres almacenar los cuchillos, cucharas y tenedores adecuadamente de manera que ocupen menos espacio. Pero también puedes usar organizadores de armarios en función de otros artículos que guardes, como barras separadoras para colocar las tapas de las cacerolas y ollas o las bandejas.

También resulta muy práctico poner los botes de especias en una bandeja pequeña o separador con fondo. Muchos aconsejan colocarlos al aire, pegándolos en un lateral de algún mueble o sobre el techo de la encimera, pero evítalo si puedes. Se mancharán enseguida y te darán mucho trabajo para limpiar. Cuantos menos elementos tengas a la vista y más despejada esté la encimera, más rápida y fácil será la limpieza.

Instala una columna extraíble

En las cocinas más pequeñas, elegir las columnas extraíbles cuando abres la puerta de las alacenas inferiores son una de las mejores decisiones que puedes tomar. Las hay muy estrechas pero con toda la profundidad, de manera que le quitarás partido por completo al espacio. Además, resultan muy cómoda a la hora de guardar y quitar los utensilios y productos de ella.

Utiliza cestas para los artículos de limpieza

Si eres de los que guardan debajo del fregadero los productos de limpieza en uso, es decir, el lavavajillas, el detergente, el fregasuelos o similares, usa un cesto o cajón extraíble para meterlos todos. Incluso hay cestas a la venta específicas para ello, que incluyen un asa en su parte superior para que sea todavía más fácil cambiarlo de sitio. Pero tampoco es necesario que gastes el dinero, incluso te vale una pequeña tina con fondo que puedas tener en casa.

Colocando así tus botes y botellas de limpieza, los tendrás juntos en el mismo lugar, no se caerán, no estarán desperdigados y para limpiar el interior del armario será tan sencillo como retirar todo el cesto de una sola vez. Fácil y rápido.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here