¿Te gusta el chocolate? A nosotros nos encanta. Lo cierto es que son muchos mitos que circulan en torno a este manjar de los dioses que no todo el mundo degusta por temor a consecuencias tales como engordar o que le salgan espinillas. Pero son muchos los chocolates disponibles en el mercado y no siempre se diferencian debidamente.

Además, resulta un placer saborearlo para detenernos un momento en nuestra ajetreada vida, sobre todo, cuando es invierno y nos bebemos un chocolate caliente. Así que hoy te contamos todo lo que debes saber sobre el chocolate para que, a menos que se te haya contraindicado su consumo por motivos de salud, no te prives de uno de los alimentos más sabrosos que existen.

El chocolate no crea adicción

chocolate
Fuente: Pixabay

Sí, es verdad, reconocemos que nosotros también decimos eso de que somos adictos al chocolate, pero no deja de ser una expresión popular para declarar cuánto nos gusta. Y es que el chocolate no está considerado sustancia adictiva, por más que te mueras de ganas por comerlo.

Ese ansia de zamparte una tableta viene causada porque el chocolate provoca una sensación placentera y de bienestar, ya que ingerirlo incrementa la secreción de serotonina, responsable de que nos sintamos bien satisfechos.

El chocolate no es antidepresivo

En relación a lo anterior, hay que recordar que el chocolate no es antidepresivo, por más que también se le atribuya con frecuencia esa característica. Es verdad que cuenta en su composición con moléculas como la feniletilamina y la anandamina, pero es la sensación de satisfacción y bienestar que provoca la que puede hacerte sentir algo mejor después de degustarlo. Sin embargo, este efecto no está demostrado, por lo que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) no avala esta afirmación.

Tipos de chocolate

tableta de chocolate
Fuente: Pixabay/moritz320

La normativa vigente en España diferencia entre los productos derivados del cacao y el chocolate. En consecuencia, cualquier cosa que compres que esté etiquetada como chocolate deberá tener un mínimo del 35 % de materia de cacao y un 18 % mínimo de manteca de cacao. Así, los distintos tipos de chocolate se diferencian en el porcentaje que se usa en su elaboración. El chocolate negro tiene que contar con un mínimo del 43 % de materia seca total de cacao, de la que un 26 % sea manteca de cacao. Normalmente encontrarás el chocolate negro a la venta en una variación entre el 50 % y el 70 %. A mayor contenido de cacao, más amargor, por eso este tipo de chocolate no suele gustarle a las personas que les encantan las cosas muy dulces y el azúcar.

El chocolate con leche es el más vendido del mundo, ya que resulta menos amargo. Debe contar con un mínimo del 25 % de extracto seco de cacao y un mínimo de un 14 % de extracto seco de leche. El mínimo en manteca de cacao se establece en un 25 %.

El chocolate blanco

Chocolate blanco
Fuente: Pixabay/caja

Muchos son los que se niegan a considerar el chocolate blanco como chocolate. Esto es así porque en su elaboración solo lleva manteca de cacao, además de leche y azúcar. Pero sí está considerado como tal en la normativa vigente, siempre y cuando se encuentre compuesto por un mínimo del 20 % de manteca de cacao y otro mínimo del 14 % de extracto seco de leche.

No todo el chocolate engorda

chocolate caliente
Fuente: Pixabay/JillWellington

Si no tomas chocolate porque crees que engorda, debes saber que no todo el chocolate es igual. Lo que verdaderamente engorda son los sucedáneos o aquellos chocolates que cuentan con grandes cantidades de azúcar añadido. De tal manera, el chocolate negro tiene muchas menos calorías de las que te imaginas, otra cosa es que puede que no te guste porque prefieras sabores más dulces.

Así las cosas, no debes olvidar que, a mayor porcentaje de cacao, más sano es y menos engorda. En el extremo opuesto se encuentra el chocolate blanco, que resulta tan dulce como grasoso. Este sí debes evitarlo si te preocupan las calorías.

Cómo conservar el chocolate

bombones
Fuente: Pixabay/JillWellington

Si eres de los que almacenan el chocolate en la nevera debes saber que lo estás estropeando. Y es que el chocolate debe conservarse en ambientes secos, cuya humedad no supere un 60 %. La temperatura ideal de conservación ronda entre los 13 ºC y los 18 ºC.

Además, debes tener en cuenta que el chocolate tiene la particularidad de que absorbe los olores de su entorno, por lo que tendrás que mantenerlo alejado de productos tales como hierbas aromáticas, cebollas o similares y almacenarlo en otro armario, tapado o envasado convenientemente. Y como último apunte, recuerda que el chocolate negro es el que se conserva mejor, pues resiste muy bien las temperaturas algo mas elevadas.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here