Monsteras: cómo cuidar estas plantas

/
3 minutos

Las monsteras son unas de las plantas más bonitas para decorar nuestros hogares. Son exóticas, exuberantes y encajan perfectamente en cualquier ambiente. Sin embargo, para que luzcan siempre preciosas hay que seguir una serie de cuidados imprescindibles.

Así que si quieres tener monsteras en casa, o ya hay alguna alegrando tu hogar, esto es lo que has de saber sobre cómo cuidar estas plantas.

¿Qué es la monstera?

Monstera Deliciosa
Hoja de monstera/Foto: Unsplash

La monstera es un género de plantas trepadoras originarias de las selvas tropicales de América del Sur y América Central. Y, a pesar de proceder de un clima tan particular, resultan fáciles de cuidar cuando se cultivan en interior. Entre todas las monsteras, la más popular para ello es la denominada Monstera deliciosa, conocida popularmente como costilla de Adán. Pero hay otras perfectas para tener en casa, como la Monstera albo variegata, Monstera obliqua y la Monstera siltepecana.

Al tratarse de una planta trepadora, cuando se tiene en una maceta en casa lo habitual es orientar su crecimiento con un tutor. En caso contrario, crecerá de una forma descontrolada.

Buena iluminación

Entre los cuidados de la monstera hay uno fundamental: la iluminación. Estas plantas necesitan mucha luz, aunque no debes ponerla bajo los rayos de sol directos o sus hojas se quemarán y les saldrán manchas negruzcas. Ten en cuenta que las selvas tropicales de donde es originaria, la luz natural que recibe llega a ella tamizada por las espesas hojas y ramas de los árboles.

Una vez la coloques en un sitio de casa con buena iluminación natural, deberás acordarte de girarla de vez en cuando unos 80 grados. De ese modo, lograrás que la luz llegue a todas las partes de la planta. Si la colocas en una zona menos iluminada, la planta se adaptará sin problema, pero se ralentizará su crecimiento. Recuerda que entre los meses de abril y octubre, en la monstera pueden brotar hojas nuevas todas las semanas. Por el contrario, durante los meses del invierno, la planta hibernará y estará inactiva.

Riego de la monstera

Monstera
Monstera variegata/Foto: Unsplash

La monstera necesita tener siempre la tierra húmeda, pero sin estar encharcada. La maceta ha de contar con un buen drenaje para que no se pudran las raíces por ahogarse ante la falta de oxígeno. Si esto sucede, la planta morirá.

De manera general, se recomienda regar la monstera un par de veces a la semana en verano y cada 15 días en invierno. Sin embargo, para estar seguro de si necesita ser regada de nuevo, debes comprobar la tierra. Esta ha de estar seca antes de volver a regar. Es la mejor señal para averiguar si ya toca hacerlo.

Temperatura ambiente

Aunque sea una planta tropical, la monstera soporta muy bien el frío. No tiene problemas de resistir bajas temperaturas entre 0 ºC y 5 ºC, así como las altas temperaturas a las que está acostumbrada, siempre y cuando mantengas en su tierra un buen nivel de humedad. No obstante, si la planta se hiela, es posible que las hojas se quemen y formen manchas oscuras.

Plagas

Costilla de Adán en maceta/Foto: Unsplash
Costilla de Adán en maceta/Foto: Unsplash

Entre las plagas que pueden atacar la monstera es necesario preocuparse por el ácaro rojo y el pulgón. Detectarás si es objeto de una plaga si detectas manchas plateadas o motas amarillentas en sus hojas. En cualquier caso, tienes que mantener las hojas de la monstera bien limpias. Para hacerlo, puedes usar un paño húmedo, pasándolo con mucho cuidado.

Abono de la monstera

Entre los cuidados de la monstera que tampoco puedes pasar por alto está el uso de abonos. Se recomienda aplicarlo cada 15 días desde principios de la primavera hasta que acabe el verano. En invierno, no debe aplicarse abono a la planta, pues en vez de tener efectos positivos serán negativos y puede enfermar.

Errores al cuidar las monsteras

Monstera en maceta blanca
Monstera en maceta blanca/Foto: Pixabay

Entre los principales errores a la hora de cuidar las monsteras se encuentra el cortarle las raíces aéreas. No debes hacerlo porque se formarán heridas que permitirán la entrada de hongos, además de que perderá la posibilidad de absorber la humedad del ambiente. Otro error es colocar la planta en macetas de gran tamaño. Cuando tiene pocas hojas, bastará con macetas de hasta siete litros de capacidad.

Toxicidad de la monstera

Hay un dato que debes tener en cuenta si vives con perros y/o gatos en casa. Y es que la monstera es una planta muy tóxica para nuestros amigos de cuatro patas, por lo que no se recomienda que la tengas en el hogar si están ellos. En el supuesto de que ya tengas una, colócala lejos de su alcance. Su toxicidad está tanto en sus hojas como en sus tallos y en sus raíces. Lo más seguro es que renuncies a ella para evitar riesgos. Nuestras mascotas son lo primero. Su salud es responsabilidad nuestra.



Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.