¿Necesitas realmente una freidora sin aceite?

Las freidoras sin aceite, también conocidas como freidoras de aire, se han puesto de moda en los últimos años. Pero, ¿necesitas realmente una?

/
9 minutos
patatas fritas
Depositphotos

Las freidoras sin aceite, también conocidas como freidoras de aire (air fryer), se han puesto de moda en los últimos años. Son uno de esos electrodomésticos de los que cada vez se habla más. Hay una gran cantidad de modelos a la venta en hipermercados y tiendas especializadas. Ahora bien, ¿merecen la pena?

Como nosotros estamos encantados con la nuestra, pero somos conscientes de que no todo el mundo le quita partido, vamos a aconsejarte si debes comprar una o no. Para el caso de que te hayas preguntado cómo funciona este aparato y si necesitas realmente una freidora sin aceite, te ayudamos a encontrar la respuesta que se ajuste a tu situación y necesidades. ¡Sigue leyendo para averiguarlo!

Qué es una freidora de aire

patatas fritas
Depositphotos

Una freidora de aire o freidora sin aceite es un pequeño electrodoméstico que funciona como un horno de ventilación. De tal modo, no debemos caer en el error de pensar en ella como en una freidora de aceite tradicional en la que los alimentos se sumergen en este líquido. Es más parecida a un horno de aire, y cuenta con una resistencia en su parte superior, encargada de dorar los alimentos. A la hora de cocinar eso se nota.

Ventajas de la freidora de aire

cocinar en freidora de aire
Depositphotos

El ahorro es una de las principales ventajas de la freidora de aire. Al ser aparatos de tamaño más reducido que el horno convencional, se calientan y cocinan muy rápido. En 4 minutos tienes listos unos deliciosos cruasanes y en un par de minutos, un filete. Si a eso sumas que la cantidad de aceite a utilizar es ninguna o, en su caso, un par de pulsaciones de pulverizador al gusto, no solo ahorrarás en la factura de la luz, sino también en el aceite. Una botella dura muchísimo tiempo.

Precisamente que puedas cocinar sin aceite contribuye a que la comida sea más saludable. Además, resulta muy fácil de limpiar y tendrás la cocina siempre impecable, porque no andarás manchando la vitrocerámica, los fuegos o un montón de menaje a la hora de cocinar. Así que también ahorrarás en productos de limpieza.

Por otro lado, la posibilidad de preparar determinadas recetas en pequeñas cantidades es ideal para variar nuestros menús y comer de todo. No te volverá a dar pereza preparar un bizcocho o unos sándwiches calientes. La rapidez es otra de las principales ventajas. Da igual que no tengas tiempo, se cocina tan rápido que comerás caliente y sano aunque no hayas preparado nada con antelación y llegues justo de trabajar.


Qué cocinar en la freidora de aire

panes en freidora de aire
Depositphotos

En la freidora sin aceite puedes preparar casi de todo, a excepción de pasta, algunas recetas de arroces, y platos de cuchara como las lentejas, las sopas o las cremas. Solo has de tener en cuenta que, cocines lo que cocines, va a estar hecho de manera similar a algo cocinado a la plancha o en un horno convencional.

Ejemplo de los platos salados que puedes cocinar en la freidora de aire son los filetes de carne de todo tipo, así como las verduras a la parrilla o asadas, las brochetas, el pescado, las gambas y langostinos, las patatas asadas o las setas o berenjenas rellenas. También puedes preparar todo tipo de alimentos rebozados, como los nuggets y, cómo no, las patatas fritas, que te recordarán mucho a las de algunas hamburgueserías.

También puedes hacer en la freidora de aire el pan casero y snacks como garbanzos crujientes o bastones de zanahorias o calabacines rebozados, incluso tus propias tortitas mexicanas. Las pizzas tienen un sabor increíble. Una buena masa y los ingredientes que más te gusten por encima y en 8 minutos tienes una pizza casera recién hecha.

Por lo que respecta a los productos congelados, como croquetas, empanadillas o calamares a la romana, se cocinan de manera muy sabrosa, sin necesidad de añadir aceite, y ya son muchos los envases en los que figuran las indicaciones específicas para la freidora de aire en cuestión de minutos de preparación y temperatura.

Mención aparte merecen los dulces. Pastas de hojaldre, galletas, magdalenas, bizcochos, rosquillas, churros… y todo lo que se te ocurra que se prepara en horno o en sartén puedes hacerlo en la freidora de aire. Y también es posible utilizarla como deshidratador de frutas.


¿Necesitas una freidora de aire?

familia cocinando
Depositphotos

Como ves, son muchas las ventajas para comprarse la freidora de aire, entre las que destaca el ahorro y la variedad de alimentos que se pueden preparar para comer de forma más saludable, aunque esto depende de nosotros, pues si abusamos de productos congelados ultraprocesados estaremos eliminando una de sus principales ventajas.

Por lo que respecta a la cuestión de paladares, sí es cierto que aquellas personas a las que les gusta más la comida frita con mucho aceite y las patatas o croquetas que se les note, se sentirán decepcionados con la freidora de aire, porque el resultado es igual que si prepararas los alimentos en el horno: crujientes y secos, aunque jugosos y tiernos por dentro. Si te gusta la cocina a la plancha y al horno, no lo dudes.

Asimismo, le sacarás el máximo partido si te gusta cocinar, porque podrás disfrutar de hacerlo en muy poco tiempo. Por ejemplo, preparar cualquier tipo de receta, salada o dulce, con hojaldres, resulta sencillo y económico, y la limpieza es muy fácil.

Qué tamaño de freidora comprar

pollo
Depositphotos

Si al final decides comprar una freidora de aire, dudarás sobre el tamaño a elegir, antes de empezar a comparar características y precios. Para una o dos personas, te aconsejamos elegir un modelo de 3,5 litros de capacidad. Los de menor tamaño que hay en el mercado pueden valer para preparar patatas fritas y congelados para una persona, pero se te quedará pequeña si quieres cocinar bizcochos, un par de filetes juntos, pollo asado, pescado o unas bandejas de cruasanes. En el caso de hogares con más de dos personas, escoge una de tamaño superior y fíjate bien en las cestas, pues las rectangulares tienen mayor cabida.

Verás que hay accesorios para poder preparar varios platos a la vez y moldes redondos y con profundidad para los asados y bizcochos, así como bases para pizza y magdalenas. En todo caso, recuerda que puedes usar en ella todos los recipientes de silicona y de aluminio aptos para horno convencional.

Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.