Hay hábitos adquiridos que creemos que son los más adecuados en nuestras rutinas del hogar y que no siempre son los más acertados o adecuados para conseguir nuestros objetivos. Cómo combatir el calor en verano trae cuenta de un buen número de ellos.

Y es que hoy toca que prestemos atención a aquello que no siempre hacemos del todo bien cuando las temperaturas suben y no podemos estar refrescándonos en la piscina o en la playa. Como todos hemos pasado por alguno de ellos, te aconsejamos que no cometas estos errores intentando refrescar tu casa, ya que solo conseguirás el efecto absolutamente contrario.

Abrir las persianas todo el día

ventana
Fuente: Pixabay/Free-Photos

Las ventanas son el principal acceso a nuestras viviendas de las temperaturas gélidas o cálidas del exterior y unas de las máximas responsables de un buen aislamiento en el hogar. De tal manera, es fácil que pensemos que la mejor forma de refrescar la casa es abrir las ventanas de par en par, pero no siempre es así.

En las horas centrales del día o cuando la temperatura es más elevada, lo mejor es mantener las persianas bajadas, sobre todo, en habitaciones como el salón y los dormitorios. Solo este gesto puede contribuir a que la temperatura descienda hasta 6 grados. Cuando cae la tarde o a primera hora, en el supuesto de que el ambiente refresque, es el momento de abrirlas y ventilar y refrescar la casa gracias al aire con menor temperatura del exterior.

No utilizar un ventilador

ventilador
Fuente: Pixabay/BUMIPUTRA

Todavía hay quien cree que un ventilador es un aparato por completo inútil. Les sorprendería comprobar hasta qué punto puede contribuir a combatir el calor en casa. Es fácil encontrar un ventilador que se adapte a nuestro espacio, nuestras necesidades y nuestros bolsillos, ya que encontramos disponibles en el mercado gran variedad de ellos desde precios muy económicos. El ventilador consume menos que el aire acondicionado y, por la noche, resulta más adecuado y saludable, puesto que no reseca tanto nuestra garganta.

Aunque si quieres otra opción todavía más económica y refrescante, no dejes de usar un abanico y beber abudante agua. Una de las soluciones más clásicas y efectivas en nuestro país para combatir el calor.

Utilizar lámparas incandencestes

lámpara
Fuente: Pixabay/t_watanabe

Cada vez que enciendes una bombilla o lámpara incandescente, esta propaga un 90% de su energía en forma de calor, así que estás poniendo en marcha una especie de calefacción en casa sin darte cuenta. Te aconsejamos que las renueves por luces LED, ya que proyectan mucho menos calor y, además, ahorran energía, así que hasta tu factura de la luz notará sus beneficios. Por otro lado, resulta aconsejable que aproveches la luz natural durante el verano, cuando los días son más largos, en vez de abusar del encendido de luces.

Cerrar las puertas

piso
Fuente: Pixabay/midascode

En el supuesto de que tu casa se caracterice por ventilación cruzada, no debes cerrar las puertas pensando que así se mantendrán frescas las habitaciones. En el momento en que puedas abrir las ventanas y permitas entrar el viento fresco en el interior de la vivienda, las puertas abiertas permitirán que cruce de un extremo a otro y la temperatura baje más rápidamente y se mantenga fresca por más tiempo. Aprovecha esta posibilidad si el diseño de tu hogar te lo permite.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here