Puede que el invierno a veces resulte oscuro, húmedo o sombrío, por lo que las plantas en nuestro hogar siempre contribuyen a crear esa sensación acogedora, agradable y en contacto con la naturaleza aunque el tiempo no acompañe. Sin duda, son uno de los elementos decorativos imprescindibles para sentirse bien y embellecer algún rincón, sobre todo, si tienen flores.

Pero precisamente el invierno no es la mejor estación del año para ello. Sin embargo, hay algunas que florecen en la estación más fría o durante el resto de meses sin necesidad de que sea primavera. Apunta estas plantas de interior para tener flores todo el año. Y si aún no tienes alguna, acércate hasta la floristería, el mercado o algún vivero donde poder conseguirlas.

Begonia

Begonia
Fuente: Pixabay/AKuptsova

Las flores de la begonia o Begonia semperflorens pueden ser rojas, blancas o rosas, y además florecen durante todo el año, aunque en otoño e invierno lo hagan en menor medida. La temperatura ideal para ellas ronda entre los 18 ºC y los 22 ºC, aunque aguantan temperaturas más elevadas.

Si la tienes en la terraza, ya que también valen como plantas de exterior, métela en casa durante el invierno. Y ten en cuenta a la hora de elegirla el espacio donde la tendrás en casa, pues si vas a tener la begonia en el interior en todo momento, aquellas con las hojas marrones o de tonalidades oscuras necesitan menos luz que las de hojas verdes.

Anturio rojo

Anturio
Fuente: Pixabay/mahongphuc

El anturio rojo o Anthurium es un planta de interior que florece durante todo el año, pero puede darse en el exterior si las temperaturas medias rondan entre los 20 ºC y los 30 ºC. Recuerda que no debes ponerla en contacto directo con el sol, aunque necesita mucha luz. Las flores son de colores vivos con una espiga amarilla y un aspecto exótico. Ten en cuenta que necesita un ambiente cálido, ya que el frío en exceso puede matarla.

Kalanchoe

Kalanchoe
Fuente: Wikimedia/Prenn CC BY-SA 3.0

Con poco riego y mucha luz, podrás mantener radiante cualquier tipo de Kalanchoe, unas plantas de interior preciosas que florecen durante todo el año. Si se te da bien, puede alcanzar hasta los 40 centímetros de altura y verás cómo cuando unas flores se marchitan, nacen otras. Se trata de plantas muy resistentes de hojas carnosas, y aunque su momento de mayor floración es la primavera, si tienen la suficiente luz diaria pueden salir en cualquier estación.

Cactus de Navidad

cactus
Fuente: Pixabay/PollyDot

El cactus de Navidad es una de esas plantas tan bonitas que gusta a todo el mundo. Se trata de una planta originaria de América Central y de América del Sur, es fácil de cuidar y se adapta perfectamente a las macetas para ser plantada en interiores.

El cactus de Navidad es muy resistente y florece en invierno, aunque no puede tener exceso de humedad o sus raíces se pudrirían. También requiere mucha luz y nada de sol directo, aunque durante el verano lo mejor es que lo pongas en un lugar sombrío.

Lirio de la paz

Espatifilo
Fuente: Wikimedia/W.carter CC BY-SA 4.0

El espatifilo o lirio de la paz es una de las plantas más vistosas que puedes tener en casa. Sus grandes hojas son de un verde brillante con bonitas flores blancas, las cuales salen durante todo el año, aunque más abundantemente en primavera y verano.

Recuerda cortar las flores secas cuando empiezan a amarillear para favorecer el crecimiento de la planta. Se da perfectamente en sitios con algo de humedad, con temperaturas entre 15 ºC y 22 ºC y mucha luz, aunque no le pueden dar los rayos de sol de forma directa.

Guzmania

Guzmania
Fuente: Pixabay/Foto-Rabe

Con sus colores amarillos, naranjas y rojos, la guzmania es otra de esas plantas que alegrará tu hogar durante todo el año. Una vez florece, la flor puede durar hasta seis meses y cuando esta cae, en la base deja brotes para que vuelva a surgir. En invierno solo debes regarla una vez a la semana y alejarla de los rayos de sol. Le gusta la humedad en el ambiente, así que agradecerá que pulverices sus hojas.

Violeta africana

Violeta africana
Fuente: Pixabay/GiniGeo_Photography

La floración de la violeta africana se produce indistintamente a lo largo de todo el año, pero la cantidad de luz que reciba debe ser constante. Si ves que deja de florecer, solo tienes que ponerla en un lugar con mucha luz de nuevo y verás como reaparecen las flores. Ten en cuenta que no soporta nada bien temperaturas inferiores a 10 ºC y que no se puede regar en exceso.

En cualquier caso, para que estos seres vivos que forman parte de tu hogar estén con sus hojas brillantes y siempre dispuestos a florecer, recuerda utilizar los abonos para plantas más adecuados en cualquiera de sus formatos.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here