Por qué germinan más las patatas últimamente

3 minutos

Las patatas siempre están presentes en nuestras cocinas. Son ingredientes imprescindibles para preparar gran cantidad de recetas de todo tipo, y su precio resulta muy económico, así que es fácil incluir este alimento con gran valor nutricional en nuestra dieta.

Sin embargo, en los últimos tiempos, seguro que has reparado que, cuando compras patatas en el supermercado, en apenas unos días les salen esos característicos brotes de su proceso de germinación. Pero ¿por qué germinan más las patatas últimamente? Esta es la razón.

¿Por qué germinan las patatas?

patatas
Patatas/Foto: Pixabay

Las patatas son tubérculos que siempre hemos podido comprar por kilos y almacenar sin problema para consumir en el futuro. Sin embargo, en la actualidad, enseguida comienzan a germinar, algo que antes no pasaba con tal rapidez.

Y es que precisamente porque las patatas son tubérculos se caracterizan por almacenar los nutrientes necesarios para hacer crecer nuevas plantas. Normalmente, esto no sucede y pueden permanecer sin brotes, aunque si se dan unas condiciones favorables, se activan las hormonas que provocan la germinación y salen nuevos brotes.

Prohibición del clorprofam

Patatas en la tierra
Patatas en la tierra/Foto: Pixabay

Con anterioridad al 2020, las patatas tardaban más en germinar por una razón química. Y es que hasta el mes de octubre de ese año se utilizó clorprofam, un producto fitosanitario en forma de polvos blancos que se encargaba de inhibir la germinación de los tubérculos, además de tener propiedades herbicidas y fungicidas. A efectos prácticos, se usaba como un antigerminante de las patatas, que se les echaba por encima justo antes del empaquetamiento o embolsado, por eso nos aguantaban en casa más tiempo sin que les salieran brotes.

Desde aquella fecha, el clorprofam y cualquier producto que lo tenga en su composición están prohibidos en la Unión Europea a instancias de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). Esta determinó que provocaba alteraciones en el sistema nervioso y en el sistema endocrino. También es perjudicial para el medio ambiente. Por tal motivo, desde hace unos años, es más habitual que las patatas que compramos germinen antes cuando las tenemos en casa, ya que no se les ha echado ese producto químico.

Consecuencias de la germinación de las patatas

Patatas en el mercado
Patatas en el mercado/Foto: Pixabay

Es posible que nos preguntemos cuáles son las consecuencias del consumo de las patatas con brotes. Esta germinación provoca un impacto en nuestros bolsillos, porque cuando comenzamos a pelar la patata y quitar los brotes que han salido podemos quedarnos con la mitad del tubérculo. También es verdad que, al germinar, se pueden producir alteraciones en el sabor, puesto que el almidón se transforma en azúcares.

Por lo que respecta a la salud, hay que ser cuidadoso. Los brotes de las patatas contienen solanina, un compuesto tóxico con alta resistencia a las altas temperaturas, por lo que si se consumieran en grandes cantidades podrían tener consecuencias perniciosas. A efectos prácticos, basta con retirar todos los brotes y pelar muy bien la patata.

Cómo evitar que germinen las patatas

Hay varias pautas que podemos seguir para evitar que germinen las patatas de manera tan rápida en nuestras casas. Nunca tanto como ahora han sido tan importantes los hábitos de almacenamiento y conservación para ello.

Lo primero a tener en cuenta es que debes guardarlas en un lugar fresco y oscuro. La temperatura ideal ronda entre los 8 ºC y los 10 ºC. Puedes introducirlas en una bolsa de papel o de rejilla. Lo importante es que puedan respirar. Otra opción es un cajón de madera bien ventilado. Sin embargo, jamás debes almacenar las patatas en el frigorífico, porque las bajas temperaturas acelerarán la formación de azúcares. Si guardamos las patatas de la manera adecuada, podemos evitar que se produzca la germinación y tenerlas almacenadas en buen estado hasta siete meses.

Cómo cocinar las patatas

Pelar patatas
Persona pelando una patata/Foto: Pixabay

Recuerda siempre que, cuando hayan salido los brotes, deberás eliminarlos por completo, pelar y lavar las patatas. Después de hacerlo se recomienda secarlas, sobre todo, si las vas a freír. La elección del método de cocinado para las patatas es muy importante, pues también evitará la formación de acrilamida.

La acrilamida es una sustancia química que se genera de forma natural cuando se cocinan a altas temperaturas algunos alimentos que contienen almidón, como durante asados, frituras y tostados. Hay que tener cuidado, porque como indica la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), la acrilamida y la glicidamida, su metabolito, son genotóxicas y carcinógenas.

Lo más conveniente es elegir siempre la cocción para cocinar alimentos con almidón como las patatas. No obstante, en el caso de que vayamos a freírlas habremos de hacerlo hasta que se doren y nunca esperar a que se pongan marrones o pardas, evitando las temperaturas de aceite muy altas. De esta forma, también evitaremos la formación de la acrilamida.



Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.