Por qué no debes hacer pis en la ducha: lo que no te imaginas

3 minutos

Puede que en alguna ocasión hayas orinado en la ducha, aunque mucha gente jamás lo reconocería en caso de haberlo hecho. Sin embargo, este hábito no siempre resulta recomendable, pero puede que te sorprenda el motivo por el que no lo sea, puesto que no tiene que ver con la higiene.

Para comprenderlo, hemos de conocer cómo funciona nuestro organismo y qué es la orina exactamente. Así podrás saber por qué no debes hacer pis en la ducha, y seguramente no será por lo que te imaginas.

¿Qué es la orina?

Figura de madera sobre inodoro
Figura de madera sentada en el inodoro/Foto: Unsplash

Elaborada por los riñones, la orina es un líquido acuoso transparente que está compuesto principalmente por agua, en torno a un 95%, así como por algunos productos de deshecho. Estos no resultan peligrosos si contactan con la piel por la pequeña concentración que presentan en ella. Algunos de ellos son el calcio, la creatinina, el ácido úrico, el bicarbonato y el sodio.

Sin embargo, por lo que respecta a los gérmenes y a las bacterias, la orina contiene menos de las que crees. Otros fluidos corporales presentan muchos más. Es el caso de la saliva, los mocos o el sudor. Como resultado, la orina no funciona como portadora de infecciones ni enfermedades. La única excepción es si hablamos de la denominada leptospirosis, que sí se contagia cuando el líquido contacta con la piel. Pero en cualquier caso esta es una excepción. Así que, de buenas a primeras, orinar en la ducha no tendría por qué tener ningún efecto secundario para la salud.

No obstante, sí es cierto que debes tener en cuenta que, en el caso de las infecciones, la orina puede presentar restos de sangre, un síntoma al que deberás prestar atención y acudir rápidamente al médico si se presenta en ella. Este puede ser señal de muchos problemas de salud, así que lo mejor es que el profesional detecte cuál es el problema cuanto antes.

Infecciones de orina

Sin embargo, sí hay un problema que puede provocar o potenciar el hecho de que orines en la ducha en vez del inodoro. Y es que hay urólogos que advierten de que quien se acostumbra a ello y habitúa al cuerpo de tal forma puede propiciar la aparición de problemas como la incontinencia y las infecciones de orina en el futuro.

Estas vendrían provocadas por la reacción que tendría el cuerpo cada vez que escucha el agua correr o que te metes en la ducha, pues si lo acostumbras a orinar, lo hará siempre, y llegará un momento en que la vejiga querrá liberar en cualquier circunstancia que escuche el agua correr y que metas los pies en ella.

Cuestión de hábitos

Ducha
Ducha/Foto: Pixabay

Una vez más, se trata de una cuestión de hábitos. Los especialistas recomiendan orinar antes de meterse en la ducha y evitar hacerlo en ella para ayudar a la vejiga a mantener unos hábitos saludables. De esta forma, pospondrás los problemas de incontinencia y las posibles infecciones de orina, tan frecuentes a partir de cierta edad, tanto en hombres como en mujeres.

Además, se recomienda beber unos dos litros de agua al día, ir a orinar con frecuencia y no aguantarse las ganas, así como no dejar la zona húmeda. De ahí que se recomienda cambiar el bañador por uno seco tras haber nadado o haberse mojado. Todos estos factores contribuirán a que mantengas una buena salud en tu aparato urinario y que puedas evitar las infecciones de orina o, cuando menos, reducirlas al máximo si ya las padeces.

Cómo prevenir la incontinencia urinaria

Otras maneras de prevenir la incontinencia y esa pérdida del control de la vejiga, además de evitar orinar en la ducha, es reducir el consumo de aquellos que contribuyen a irritar la vejiga, como el alcohol y la cafeína. Asimismo, debes ingerir otros que contengan una mayor cantidad de fibra para prevenir el estreñimiento, puesto que este favorece las infecciones de orina. Deja de fumar, y practica ejercicios de suelo pélvico.

Ten en cuenta que hay una serie de factores de riesgo de padecer este tipo de problemas, como el sobrepeso, el tabaquismo, enfermedades neurológicas o diabetes, los antecedentes familiares y la edad. Recuerda que a medida que cumplimos años, los músculos de la vejiga y de la uretra van perdiendo fuerza, por lo que pueden provocar que se pierda orina al toser o al estornudar, de ahí la importancia de realizar ejercicios de suelo pélvico para que estén en forma.

Sigue estos consejos para cuidar tu salud en esa parte de nuestro cuerpo de la que no todo el mundo habla pero que resulta tan importante. Al fin y al cabo, es una con las que depuramos nuestro organismo y que debe funcionar a la perfección para no tener otros problemas.



Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.