Qué cubre habitualmente un seguro de defunción

3 minutos

La muerte forma parte de la vida, así que es normal que antes o después todos nos preocupemos por el seguro de defunción. Al fallecer un familiar o un ser querido, además de la dificultad emocional que ello conlleva, se producen una serie de gestiones a realizar para su sepelio.

Si tenemos contratado un seguro de defunción estos trámites serán más llevaderos, puesto que los profesionales se encargarán de todo y las condiciones del mismo habrán sido suscritas en momentos menos dolorosos. Pero para contratar un seguro de decesos debemos conocer cuáles son las condiciones que nos ofrecen. Esto es lo que cubre habitualmente un seguro de defunción.

¿Qué es el seguro de defunción?

Contrato
Persona firmando contrato/Foto: Pixabay

El seguro de defunción, también conocido como seguro de decesos, es aquel que se contrata para que la aseguradora cubra los gastos y se ocupe de los servicios funerarios cuando el asegurado fallezca, en función de los requisitos que él mismo haya estipulado. Como consecuencia, la aseguradora también ofrece apoyo a los familiares para afrontar los aspectos más prácticos y terrenales en un momento tan difícil.

Como todos los seguros, las coberturas que contratemos determinarán que contemos con unas condiciones u otras. Todas ellas se cubrirán hasta el límite de la suma que se haya asegurado. Esta está condicionada por las tarifas de los servicios funerarios, las cuales varían de unas localidades a otras. Una vez que se firma el contrato de seguro, la póliza permanecerá activa hasta el momento del fallecimiento del asegurado, a menos que este cancele el contrato antes. Y hay que considerar que si una vez pagados los trámites y servicios del sepelio, queda capital disponible, este suele entregarse a los herederos.

¿Qué cubre el seguro de decesos?

Coche fúnebre
Coche fúnebre/Foto: Unsplash

De tal modo, las coberturas del seguro de decesos garantizan el pago de los gastos del entierro o de la incineración, así como los gastos que se generan para coordinar el sepelio, como el traslado del difunto y la reserva del tanatorio. Asimismo, el seguro se encargará de realizar todos los trámites administrativos que conlleva un deceso, como la tramitación del certificado de defunción, la baja del libro de familia, la inscripción en el Registro Civil, la baja en la Seguridad Social, etc.

Ten en cuenta que el coste medio de un entierro en España ronda los 3.700€, por lo que, a menos que uno tenga una amplia solvencia, suele recomendarse la contratación de un seguro para que el fallecimiento no suponga una carga económica a los familiares. Cualquier individuo en nuestro país puede contratar este tipo de seguros que, al ser de carácter familiar, puede incluir a varios miembros de la familia en la misma póliza. En estos casos, suele haber algún tipo de descuentos en las cuotas.

Coberturas comunes de un seguro de decesos

Cementerio
Cementerio/Foto: Unsplash

Hay una serie de coberturas que son comunes a la mayoría de los seguros de defunción. Así, cuando contrata uno, el asegurado deberá elegir entre tres tipos de servicios funerarios: incineración, inhumación o enterramiento, e inhumación sin nicho, destinada a aquellas personas que tienen en propiedad un nicho, una sepultura o un panteón.

En base a esto, la cobertura principal cubre el servicio del sepelio y los trámites administrativos relativos al mismo. Incluye así conceptos como el coche fúnebre, el tanatorio, el féretro o la urna, las esquelas, el nicho y las coronas de flores, al igual que la tramitación por parte de un gesto especializado de todo el papeleo.

Otras coberturas

equipaje de mano
Equipaje de mano/Foto: Pixabay

Además de esas coberturas comunes, los seguros ofrecen otras adicionales que incrementan su precio, como pueden ser la orientación psicológica para el duelo que han de pasar los familiares y el borrado digital de los datos y la presencia online del fallecido tras su muerte. También es habitual que el seguro ofrezca coberturas a incluir con prestaciones sanitarias y de cuidado personal, e incluso asistencia a mascotas como perros y gatos.

Otras de las coberturas opcionales que suelen ofrecer las aseguradoras es la de asistencia en viaje. Esta última resulta especialmente interesante para aquellas personas que se trasladan muchas veces a lo largo del año al extranjero, ya sea por trabajo o por ocio. Estos conceptos cubren la asistencia en caso de accidente, enfermedad y fallecimiento cuando el asegurado está de viaje, tanto en territorio nacional como internacional, en cuyo caso será probable que haya que asumir el coste del traslado. El seguro en este caso se haría cargo de todo, incluyendo la repatriación del cadáver en caso de fallecimiento.

Así que, si estás pensando en contratar un seguro de defunción o cambiar el que ya tienes por otro, ten en cuenta que deberás comprobar cuáles son las coberturas que te ofrece cada uno de ellos para poder determinar cuál es el que más te conviene.



Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.