¿Qué es el calzado respetuoso y por qué no es una moda?

3 minutos

Puede que hayas oído hablar del calzado respetuoso, sobre todo, cuando se aborda el tema de los zapatos para los más pequeños. Pero más allá de que nos pueda parecer una de esas campañas de marketing y publicitarias, propiciada para vender más zapatos infantiles, lo cierto es que su importancia tiene su razón de ser.

Te explicamos hoy qué es exactamente el calzado respetuoso y por qué no se trata de una simple moda. Toma nota para tenerlo en cuenta a la hora de invertir en la salud de los pies los peques de la casa, esos con los que van a caminar durante el resto de su vida.

Qué es el calzado respetuoso

Niña caminado
Niña caminado de la mano/Foto: Unsplash

Desde que es un bebé hasta los dos años, los más pequeños necesitan utilizar un calzado especial, para que les sirva en el desarrollo adecuado de sus pies. Mientras no caminan, lo mejor es que vayan descalzos, con patucos, calzado tipo calcetín o aquellos modelos muy blandos que no les aprisionen y aprieten sus pequeñas y delicadas extremidades.

Pero cuando comienzan a andar es necesario elegir todavía con más cuidado qué es lo que se les pone en los pies para evitar problemas. Es en este momento cuando se recomienda que utilicen el denominado calzado respetuoso, es decir, aquel que respeta el crecimiento y desarrollo de los pies, al tiempo que permite la libertad de movimientos durante los primeros años de la vida del niño.

Características del calzado respetuoso

pareja
Pareja y zapatos bebé/Foto: Unsplash

No obstante, aunque en los últimos tiempos se ha hablado de este tipo de calzado con mayor frecuencia, y muchas marcas o tiendas puedan anunciar sus productos a la venta como tal, debes saber que el calzado respetuoso tiene que cumplir con una serie de características para poder ser considerado tal, o de respetuoso solo tendrá el nombre.

Comprueba que conste de una puntera ancha y redonda, para que no le oprima los dedos, y una suela no demasiado rígida. Su grosor debe rondar entre los tres y los cinco milímetros. La plantilla ha de ser extraíble, de manera que podrás comprobar que tiene un grosor medio adecuado y resulte cómoda. Además, deberás sacarla para lavarla, airearla o cambiarla siempre que sea necesario.

Otro punto en el que tienes que fijar es en el contrafuerte, para que no sea demasiado rígido. Recuerda que el tobillo debe ir bien sujeto para que puedan andar sin riesgos de torcer su caminar, pero sin dejar de ofrecerles flexibilidad, y que todas estas características redundan en la estabilidad del zapato. Les será más sencillo caminar y habrá menos riesgo de que se caigan al hacerlo.

Ventajas del calzado respetuoso

Mujer y niño de la mano
Mujer y niño de la mano/Foto: Unsplash

Cuando se afirma que el calzado respetuoso es mucho más que una moda, se hace en relación a la necesidad de cuidar el desarrollo de los pies de los niños para que no crezcan de manera que se produzcan deformaciones ni lesiones. Los zapatos respetuosos, al contrario que los que no tienen sus características, evitan todos esos problemas de salud podológica.

Como consecuencia, en ningún caso es recomendable que los niños usen versiones en pequeño del calzado de los adultos, tan habituales en zapatillas deportivas y botas de montaña de determinadas marcas.

El calzado infantil debe estar adaptado a todas las etapas del crecimiento del niño desde que comienza a andar, para favorecer la correcta evolución del sistema musculoesquelético de sus pies. De tal modo, hasta los seis meses, no necesita zapatos, solo abrigar sus pies con calcetines y similares, como si fueran una segunda piel. Entre los seis meses y los tres o cuatro años, la flexibilidad del calzado respetuoso es la más importante. A partir de esa edad, las suelas pueden ser algo más gruesas y ganar cierta consistencia el contrafuerte, pero los zapatos deben seguir caracterizándose por ser flexibles.

Cómo elegir el mejor calzado infantil

Pies de bebé
Pies de bebé/Foto: Unsplash

El calzado respetuoso, normalmente de pequeñas empresas y fábricas, podría ser llamado también calzado ergonómico, aunque todavía hay mucha reticencia o prejuicio hacia este término. En todo caso, cuando vayas elegir este tipo de zapatos o zapatillas infantiles para los peques de la casa, no te quedes solo en la etiqueta y comprueba que, efectivamente, cumple con todas las características que debe tener para ser considerado respetuoso.

Desecha aquellos zapatos con puntera estrecha que no permitirán que el niño extienda los dedos de una forma natural, y también los que ofrezcan poca flexibilidad en la zona de debajo del empeine y anterior a los dedos. Y, por supuesto, que no tengan tacón ni elevación atrás, de manera que la punta y el talón estén a la misma altura. Además, recuerda la importancia de acertar con la talla: entre la punta del dedo más largo del pie y el final del calzado ha de haber entre 1 y 1,5 centímetros, para que pueda caminar con comodidad.



Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.