Con el frío también llegan las dudas sobre la calefacción. ¿Cuál es la más económica? ¿Conviene que cambiemos la que tenemos? ¿Se nota tanto la diferencia entre la factura del gas y de la luz?

Hoy intentamos despejar tus dudas para averiguar qué tipo de estufa o calefacción cuesta menos dinero, para ayudarte a decidir a la hora de seleccionar la que se adecúa mejor a tus necesidades o para comprobar si te sale más rentable escoger otro sistema para calentar tu hogar.

Calefacción eléctrica

radiador
Fuente: Pixabay/MichaelTampakakis

Comenzamos por un clásico: los radiadores eléctricos, muy habituales en aquellas casas en las que no hay calefacción central o gas natural, y que se encuentran en el mercado a precios muy económicos. Una de las principales ventajas de los radiadores es que su instalación es muy simple, ya que basta con enchufarlos a la red eléctrica. Precisamente, el precio de la luz es lo que hace que sea una fuente de energía cara. Por otro lado, has de tener en cuenta que solo sirven como calefacción, es decir, necesitas otro sistema para calentar el agua.

Si también eliges una caldera eléctrica para el agua, puedes conectarla a un sistema de radiadores o de suelo radiante. Una buena opción es instalar un sistema de placas solares para alimentar la caldera, ya que además de cuidar el medio ambiente, proporciona un ahorro considerable.

La calefacción eléctrica es un sistema caro para calentar tu hogar, que solo resulta aconsejable en zonas cálidas o con climas templados en invierno en las que solo se enciende puntualmente, por lo que no compensa realizar mayor desembolso en otros sistemas de calefacción. Pero en lugares de interior o más fríos, la factura de la luz puede dispararse con el uso de estos aparatos, sobre todo si hablamos en viviendas con un mal aislamiento.

Calefacción de gasoil

Radiador
Fuente: Pixabay/PIX1861

Uno de los sistemas más contaminantes y menos económicos es el del gasóleo. Las calderas de gasoil funcionan gracias a un depósito, aéreo o subterráneo, en el que se almacena el combustible. Además del elevado precio de la instalación, hay que tener en cuenta el precio del gasóleo para rellenar el depósito, que suele ser elevado. Es un tipo de calefacción poco recomendado, ya que el coste es alto y su nivel de eficiencia muy bajo.

Gas butano

estufa de gas
Fuente: www.amazon.es

El gas butano suele utilizarse en los sitios en los que no está instalada la canalización de gas natural, por lo que es habitual que se use como única fuente de energía o que se combine con otras, como tener bombona de butano para el calentador de agua y radiadores eléctricos en el resto de la casa, o bien utilizar bombonas para las estufas de butano.

El gas butano es más económico que la electricidad, por lo que estas estufas generan un ahorro considerable con respecto a los radiadores eléctricos. El calor que proporciona la estufa de butano es elevado e inmediato, y con un uso diario la bombona puede durarte todo el mes. El único gasto que ocasiona es el de cambiar la bombona, cuyo precio oscila entre los 12 y los 17 euros. No obstante, este tipo de calefacción solo se recomienda para zonas templadas, pues la temperatura de congelación del butano ronda los 0 grados.

Gas propano

gas
Fuente: Pixabay

El gas propano suele instalarse a nivel comunitario en el edificio, por lo que se almacena en un gran depósito y luego se canaliza, o bien en viviendas individuales por medio de bombonas o depósitos exteriores. El propano es más económico que el butano y que la electricidad, cuenta con un elevado poder calorífico y puedes negociar las condiciones de contratación con la compañía de suministro para ajustar el precio.

Gas Natural 

Grifo de agua caliente
Fuente: Pixabay/rgerber

El gas natural es menos contaminante que los anteriores, y resulta muy cómodo porque no hay que estar pendientes de llenar depósitos ni de que te traigan las bombonas a casa, ya que su uso es instantáneo e ininterrumpido. Se trata de uno de los sistemas de calefacción más adecuado para zonas frías y resulta más económico que la electricidad y el gas propano. No obstante, no todas las viviendas cuentan con este tipo de canalización.

Estufa de pellets

estufa
Fuente: YouTube

En el supuesto de que vivas en una zona en la que utilizas mucho la calefacción a lo largo del año, el desembolso que supone una estufa de pellets merece la pena. Es una de las formas más económicas para calentar la casa, además de resultar ecológica. Estas estufas pueden conectarse a un sistema de radiadores para dar calor a toda la casa, aunque a lo mejor prefieras una caldera de pallets, que también aporta agua caliente. El saco de 15 kilos de pellets, que se usa como combustible, cuesta entre 4 y 5 euros, aunque puedes encontrar precios mucho más bajos por volumen de compra.

La estufa es fácil de instalar y necesita salida de humos. Ten en cuenta que su precio se incrementa en el supuesto de que quieras conectar una red de radiadores, para lo que es aconsejable contratar a un profesional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here