De un tiempo a esta parte las estanterías de las tiendas están llenas de muchas variedades de sal que, por fin, están al alcance de nuestra mano y no solo de los cocineros más expertos. Tal vez todavía no te hayas atrevido a probarlas y te de un poco de reparo cocinar con ellas, pero por eso hoy vamos a darle las claves para hacerlo.

Si te has preguntado qué tipo de sal elegir para mejorar tus platos de cocina, más allá de la sal común, o cuál es la más adecuada según los alimentos a preparar, estas son las respuestas que estabas buscando, teniendo en cuenta cada una de ellas.

Sal marina

sal
Fuente: Pixabay/onefox

La sal común, compuesta por cloruro y sodio, es la más utilizada en nuestra mesa, y sirve tanto para recetas dulces como saladas. Pero si hay un tipo de sal que no puede faltar en tu cocina es la sal marina, la más recomendable para nuestra salud como base de nuestra dieta diaria, siempre que no nos excedamos en la cantidad recomendada: 5 gramos de sal diarios según la Organización Mundial de la Salud (OMS) o 2,5 gramos de sodio.

Y es que al tratarse de una sal yodada evita el déficit de yodo en nuestra alimentación, así que con el pequeño gesto de su uso estamos ayudando mucho a nuestro organismo. Es perfecta para las ensaladas, los guisos, la pasta y la elaboración del pan.

Sal del Himalaya

sal del Himalaya
Fuente: Pixabay/monicore

Una de las sales que más de moda se han puesto en los últimos tiempos es la sal del Himalaya. Su nombre procede del lugar de su origen: en la antigua mina de sal Khewra en Pakistán, en la cordillera del Himalaya. En su composición destacan el calcio y el magnesio, y apenas tiene yodo. Puedes usarla para los platos dulces o salados, pero has de tener en cuenta que tiene cierto amargor, por lo que casa muy bien con las carnes y pescados a la parrilla.

Sal negra

sal negra
Fuente: Flickr/clemisan

El aspecto de la sal negra es espectacular debido a su origen volcánico. Se trata de una sal fina que no debes usar en el momento de cocinar los alimentos sino añadirla después como toque final. Dará un acabado distinto y sutil a tus ensaladas y a las carnes, verduras o pescados preparados a la plancha. Principalmente encontrarás a la venta sal negra con dos procedencias diferentes: la del Himalaya y la de Hawái.

También encontrarás disponibles la sal roja de Hawái, procedente de la isla de Molokai, adecuada para recetas de carne y pescado adobados, al horno o a la parrilla; y la sal verde de bamboo de Hawái, que se prepara con infusión de bamboo de China, por que es idónea para sopas y verduras.

Flor de sal

Flor de sal
Fuente: Wikimedia/Christian Mertes CC BY-SA 3.0

La flor de sal procede del agua de mar, de la capa de pequeños cristales que se forma en su superficie en las salinas marítimas. Se trata de otra de esas sales gourmet que te asombrará si la usas al final de brasear la carne o las verduras a la parrilla o después de preparar el pescado a la plancha, pues aporta un toque crujiente y salado exquisito.

La flor de sal más famosa es la sal Maldon, que procede del estuario del río Blackwater, en Maldon, municipio del condado inglés de Essex. Es una de las sales marinas más utilizadas en alta cocina y resulta característica por ese formato en escamas. Ya que la pureza es mayor que la de la sal común se aconseja usar muy poca cantidad y añadirla al plato justo antes de servir para que no pierda su textura.

Escamas de sal con limón

escamas de sal con limón
Fuente: www.amazon.es

Como suele suceder con las sales más especiales, las escamas de sal con limón también se deben añadir al final de la preparación de nuestras recetas. Este toque cítrico que le aporta es ideal para los pescados y los mariscos, así como a las ensaladas, ya que incrementa su sabor y frescura.

Escamas de sal de boletus edulis

escamas de sal
Fuente: www.amazon.es

Las escamas de sal las encontrarás aromatizadas con otros ingredientes como pimentón, pimienta, aceitunas negras o chile. Pero si hay una que te sorprenderá para quitar el máximo partido a tus platos de legumbres y arroces son las escamas de sal con boletus edulis, que también casan estupendamente con las carnes rojas. Te sorprenderá si la pruebas.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here