Si hay algo que cualquier consumidor tiene claro es que las marcas blancas, en casi todos los casos, son más baratas que el resto de las que nos encontramos en el supermercado. Sin embargo, su existencia genera alguna que otra duda en lo que se refiere a su producción y a su calidad.

Para resolver este tipo de cuestiones, en esta ocasión te explicamos quién fabrica y qué son las marca blancas, de manera que puedas aprovechar sus ventajas en el ahorro si deseas hacerlo.

Orígenes de las marcas blancas

supermercado
Fuente: Pixabay

El primer lugar donde las marcas blancas tuvieron su protagonismo fue en Alemania, durante la Segunda Guerra Mundial. Esta época de escasez provocó que los consumidores adquirieran productos más económicos de marcas desconocidas. Tiempo después, la tendencia se propagó por el resto del mundo. En el caso de España, fue la antigua cadena de supermercados Simago la primera que comercializó las marcas blancas al final de la década de los setenta del siglo XX.

De hecho, su nombre proviene del color blanco de los envases de este tipo de productos que, aunque en un principio, solo eran básicos de alimentación e higiene, como leche, café, azúcar, arroz, pastas, detergente o suavizante para la ropa, terminaron abarcando todo tipo de artículos de consumo.

Qué es una marca blanca

pasta
Fuente: Pixabay

Una marca blanca es aquella que aglutina una línea de productos que un distribuidor, ya sea un supermercado, un hipermercado o unos grandes almacenes, le encargan a una empresa. Esta empresa fabrica esos productos y se los sirve al distribuidor, quien luego los pone a la venta a sus clientes bajo su propio nombre o marca comercial. De tal forma no es una marca reconocida ni de renombre, pero puede estar fabricada por la misma empresa y en el mismo lugar en el que se producen las marcas líderes.

Así las cosas, los productos de marca blanca no cuentan con el renombre de una marca de prestigio, la cual invierte en grandes campañas publicitarias, así como en envases, paquetes y promociones que también resultan costosos. Los diseños de los productos de marca blanca son muy sencillos, sus envases más baratos y el gasto en publicidad es escaso o nulo. Precisamente por eso, los productos de marca blanca son, por regla general, más baratos.

También es cierto que existe la creencia de que los productos de una marca líder o reconocida siempre son de mayor calidad que los de una marca blanca, pero lo más recomendable es comprobarlo, ya que, aunque a veces es así, no sucede en todos los casos. Hay que tener en cuenta que tanto los productos de marca blanca como los de la marca líder pueden salir del mismo fabricante, con unas diferencias mínimas. Por eso en muchas ocasiones merece la pena probarlos y luego decidir.

Quién fabrica las marcas blancas

carro de la compra
Fuente: Pixabay

Si lees con detenimiento las etiquetas de los productos de marca blanca, puedes llevarte más de una sorpresa cuando te tropieces con las palabras «fabricado por». Hay casos en los que, a continuación, reconocerás el nombre del fabricante, pero en muchos otros no estará tan claro y leerás una denominación empresarial o simplemente un número de identificación. La mayoría de las veces, si introduces esa denominación social o número de identificación en un buscador como el de Google, descubrirás qué empresa está detrás.

Sea como fuere, son varios los ejemplos que podemos citar llegados a este punto de fabricantes que han servido o sirven determinados productos a hipermercados y supermercados. Hay embutidos de las marcas de Día y Lidl fabricados por El Pozo; la leche de Aliada, marca blanca de El Corte Inglés, es fabricada por Central Lechera Asturiana; Casa Tarradellas es la responsable de diversos productos de Hacendado, la marca blanca de Mercadona; Gullón es quien produce algunas de las galletas para El Corte Inglés o Día; los aceites de Lidl los fabrica Ybarra; Scottex fabrica el papel higiénico de la marca blanca de Alcampo; y las infusiones de Eroski son fabricadas por Pompadour, mientras que los aceites y mayonesas se los produce Coosur.

Con todos estos datos, bien vale la pena revisar los productos de marca blanca en el supermercado para poder ahorrar en la cesta de la compra sin necesidad de renunciar a la calidad y consumiéndolos con total confianza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here