¿Quieres una piscina en casa? Mejor una desmontable

3 minutos

España se enfrenta a una situación de riesgo frente al cambio climático que ya está teniendo consecuencias muy relevantes. La Península Ibérica es el territorio europeo con mayor probabilidad de desertificación si continúa elevándose la temperatura media global, algo que parece muy probable debido a que no cesa el crecimiento en emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

Este gran totum revolutum que es el cambio climático, está teniendo sus consecuencias en diversos fenómenos y medidas que se están produciendo en toda España. Las dos olas de calor que ha sufrido el país sin ni siquiera llegar el verano son una muestra de ello.

Piscina desmontable

Otra es el conjunto de medidas que se están adoptando en muchos territorios para preservar las pocas reservar existentes de agua debido a la situación de sequía que se vive. La falta de precipitaciones tras una primavera muy seca ha obligado a algunas comarcas de Badajoz a tomar decisiones como prohibir el llenado de piscinas públicas y privadas o los cortes de agua que pueden llegar en las próximas semanas en varias mancomunidades de Los Pedroches y el Valle del Guadiato en Córdoba.

Agua de pozo para el llenado de piscinas

En concreto en Badajoz, en las comarcas de Tentudía y Campiña Sur, se ha prohibido el llenado de piscinas públicas y privadas a partir de la red general, bajo multas que oscilan entre los 1.500 y los 30.000 euros.

No obstante, muchos propietarios de piscinas privadas están burlando esa prohibición con el llenado de pozos. Esto genera una situación aún de mayor gravedad, ya que pone en riesgo el agua subterránea, la que se obtiene de los acuíferos.

En Doñana, por ejemplo, el Parque Nacional vive una situación de auténtica emergencia. Las continuas extracciones de agua del subsuelo están dejando a la marisma completamente seca. Y a esto se une la presión turística que ejercen asentamientos como el de Matalascañas o las urbanizaciones en Mazagón y toda la franja litoral hasta llegar a Huelva capital.

En muchos de estos espacios los propietarios cuentan con piscina privada. A día 26 de junio, la reserva hídrica nacional se sitúa en torno al 47%, el nivel más bajo desde el año 1995. Hay que recordar que en el periodo entre 1991 y 1995 muchas zonas de España se aprobaron restricciones al consumo de agua que afectaron a unos 12 millones de personas en todo el país.

Ese proceso dio lugar a una reforma completa del sistema hidrológico, algo que sirvió para recuperar los niveles hídricos adecuados y que estuvo respaldado por un comportamiento muy cívico por parte de los ciudadanos.

¿Llegaremos nuevamente a una situación similar en los próximos meses o años? Más allá de las medidas a nivel administrativo e institucional que se puedan tomar, la conciencia ciudadana es un elemento de mucha fuerza, y una posible solución es optar por las piscinas desmontables.

¿Por qué es conveniente usar una piscina desmontable?

Las Piscinas desmontables como opción económica y ahorrativa para contar con una piscina en casa ganan peso por varias razones. La más importante es el ahorro económico y de recursos que se produce, pero no hay que dejar de lado otras dos cuestiones de relevancia: menor espacio necesario para instalarla y la privacidad y comodidad que supone tener una instalación de este tipo.

Además, con este tipo de equipamientos se suma la ventaja de que existen piscinas para todos los gustos y necesidades. Ya no hace falta tener una gran zona ajardinada o de exterior para instalarla, sino que vale con un porche o un patio de dimensiones reducidas.

Una Piscina hinchable es una excelente opción. Si se dispone del espacio exterior para tener piscina, pero si este es reducido, se puede optar por una piscina hinchable. Hay equipamientos de este tipo de varios tamaños que se adaptan a las distintas dimensiones. Son muy fáciles de montar y mantener y cuentan con tomas de entrada y salida de agua, para conectar la depuradora y mantener el agua limpia por más tiempo.

Con estas instalaciones no hay que hacer obras en casa. Te puedes refrescar en verano sin necesidad de hacer un derroche importante de agua. Las piscinas desmontables tienen las mismas prestaciones que las de obra, pero con el añadido de que su agua se puede mantener por más tiempo sin necesidad de cambiarla.

El ahorro, por tanto, es doble, menor cantidad de agua para llenar el vaso si el espacio es pequeño, y más duración de esta agua. Son una solución interesante que ofrece el mercado, con todas las medidas de seguridad y salubridad del agua, y con los complementos necesarios para mantener la instalación en buen estado. Y todo ello mostrando civismo y actitud generosa con el consumo de recursos naturales que antes o después acabarán siendo limitados.

*Contenido elaborado en colaboración con una marca



Redacción Ahorro

Encuentra consejos de ahorro y alternativas para un consumo más responsable en el blog de Diario Público

Deja una respuesta

Your email address will not be published.