A todos nos gusta disfrutar de una buena barbacoa en verano. Sin duda, aprovechar el buen tiempo y la satisfacción de una buena mesa degustando un churrasco con salsa chimichurri o sardinas asadas, por poner solo un ejemplo, es uno de esos pequeños placeres que merece la pena darse de vez en cuando.

Sin embargo la limpieza de las parrillas, así como del resto de las partes de este espacio de trabajo, a menudo resulta engorrosa y nos da pereza ponernos con tal tarea. Para hacerlo más llevadero, te contamos algunos trucos para limpiar la barbacoa y que esto no te frene a la hora de ponerte manos a la obra para cocinar estas vacaciones.

Escobillas para retirar la ceniza

Humo barbacoa
Fuente: Pixabay/tookapic

Lo primero que has de hacer para dejar tu barbacoa como nueva es retirar la ceniza. Lo mejor es usar para ello una escobilla y un recogedor, aunque también puedes utilizar un cepillo, y resulta recomendable ponerse guantes. Recuerda que debes esperar a que las brasas se hayan enfriado del todo para evitar cualquier posible accidente o que se pueda quemar la bolsa o el recipiente en el que vayas a verter las cenizas.

En cualquier caso, no es aconsejable el uso de agua para limpiar la ceniza, ya que si la mojas solo lograrás una masa parduzca y parecida al barro más difícil de retirar que, además, se incrustará en la barbacoa y puede terminar dañándola.

Limpieza de parrillas con bicarbonato

Barbacoa
Fuente: Pixabay/kaboompics

Una de las limpiezas más exhaustivas de las partes de tu barbacoa son las parrillas; al fin y al cabo, es donde se posan y se cocinan los alimentos. Limpiar y desinfectar la parrilla resulta fundamental. No solo puede añadir un sabor desagradable en el caso de estar sucia, sino que también puede provocar algún tipo de intoxicación provocada por los restos de los cocinados anteriores.

Has de limpiar las parrillas cuando no se hayan enfriado del todo, para que resulte más fácil retirar la suciedad. Si es posible quitarlas de la barbacoa, hazlo, y friégalas de forma tradicional en el fregadero con lavavajillas y estropajo. En el supuesto de que las parrillas de tu barbacoa sean fijas y no puedan extraerse, deberás limpiarlas en el mismo sitio directamente. Puedes preparar una mezcla de agua con algo de bicarbonato y, con la ayuda de un cepillo de fibras duras, frotar la parrilla hasta que la suciedad desaparezca.

Limpieza de parrillas con vinagre

Carne a la parrilla
Fuente: Pixabay/annca

Otra opción para limpiar tu parrilla es utilizar vinagre blanco, el mismo que para tantas cosas nos sirve y que siempre te recomendamos que tengas en casa. En este caso, solo tendrás que humedecer un paño con el vinagre y frotar el metal con él. Además, si tu parrilla está algo oxidada, una vez que esté limpia, apunta que puedes retirar ese óxido con una lija y vinagre blanco. Parecerá casi nueva.

Limpieza de parrillas con cebolla

cebolla
Fuente: Pixabay/Couleur

Hay un truco casero que tal vez no hayas probado y resulta el predilecto de muchos para limpiar y desinfectar parrillas. Se trata de utilizar una cebolla cortada por la mitad y pinchada con un tenedor. Debes pasarla con firmeza por la cara interna de la cebolla cuando el metal todavía está caliente. Sus características desengrasantes provocan que la grasa se desprenda sin dificultad. Y este producto de la huerta también es bactericida. Te sorprenderá el resultado.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here