Tips para que la nevera dure más y consuma menos energía

Toma nota de estos consejos para prolongar la vida de tu nevera y, además, ahorra unos cuantos euros en la próxima factura.

Fridge
Fuente: Pixabay/difisher

Según Eurostat, los españoles pagan 60,1 euros de electricidad por mantener la nevera encendida por un año. Asimismo, se afirma que el frigorífico de un hogar promedio español consume alrededor de 4.000 kWh anualmente. Se considera que este electrodoméstico es de los más derrochadores, pues representa aproximadamente un 18,9 % sobre el total del gasto energético de un hogar. 

De acuerdo con el análisis realizado por ElDulceHogar.es, los frigoríficos cuentan con hasta 6 clases energéticas que minimizan o maximizan su consumo. ‘’Por ejemplo, una nevera de clase energética A+++ gasta anualmente 22,75 euros; es decir, 0,062 euros por día. Mientras que una nevera de clase energética C consume 0,23 euros al día, que al año vendría a ser 83,98 euros’’, agrega Mariona Albacete, directora del sitio web. 

Independientemente de la clase energética de nuestra nevera, existen ciertos errores que potencian su consumo de energía. Por ello, a continuación te compartimos algunos tips para que utilices este electrodoméstico eficientemente: 

No guardes comida caliente:

Guardar comida caliente en la nevera representa un sobreesfuerzo para el sistema de refrigeración. Pues, deberá consumir más energía para compensar las temperaturas cálidas y extraer más frío. Esto no solo genera más consumo sino que además disminuye el tiempo de vida del electrodoméstico

Mantén la puerta cerrada:

Fridge
Fuente: Pixabay/difisher

En la medida posible, evita abrir la puerta del frigorífico innecesariamente. Si vas a cocinar, haz una lista de los ingredientes que necesitas y retiralos todos al mismo tiempo. Abrir y cerrar la puerta de la nevera genera más consumo de energía y, además, estropea los alimentos pues no recibirán el frío necesario. Finalmente, asegúrate de cerrar la puerta. 

La estufa lejos de la nevera:

El frío y el calor son incompatibles. Si el radiador de la calefacción está cerca a la batería de la nevera, se incrementará el consumo de energía e, incluso, podría desactivar su función. Asimismo, evita que reciba luz directa del sol o calor de cualquier otro aparatos como el horno microondas. 

Realiza una limpieza profunda:

refrigerador
Fuente: Pixabay/stevepb

Todos los artículos que colocamos dentro de la nevera son cuerpos que hacen trabajar al compresor que refrigera el interior. Limpia tu frigorífico y elimina todo elemento que no requiera imprescindible refrigeración o ya no sirva. Recuerda que obstruye la correcta distribución del frío

Deja respirar a la nevera:

Limpia el polvo que se acumula en la parte trasera de la nevera, pues influye en el rendimiento del electrodoméstico. Asimismo, evita que esté totalmente pegado a una pared, debe existir un espacio que permita su respiración. 

Descongela la comida en la nevera:

Al colocar comida congelada como carnes o pescado en la zona de refrigeración de la nevera, aportamos un extra de frío que aliviará el consumo energético del día. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here