Algunos los adoran y otros los aborrecen, si bien es cierto que la primavera y el verano son las dos estaciones del año preferidas por aquellos que se animan a poner un tatuaje. Si eres de los que se lo están pensando, además de elegir con sumo cuidado el dibujo que vas a desear que plasmen en tu piel, debes conocer una serie de puntos imprescindibles antes de tomar una decisión y seleccionar el profesional y el local donde vas a hacerlo.

Hoy te informamos de todo lo que debes saber antes de hacerte un tatuaje. Toma nota de las obligaciones de la empresa, del consentimiento informado y de tus derechos como consumidor.

Obligaciones de la empresa

Tatuaje
Fuente: Pixabay

Antes de nada, debes saber que los centros de tatuaje tienen que cumplir una serie de obligaciones, ya que está prohibido llevar a cabo esta actividad al aire libre o en la vía pública. Estas empresas han de inscribirse en el registro correspondiente de establecimientos de tatuajes, micropigmentación, piercing y otras prácticas de adorno corporal.

El local debe estar dividido en tres áreas diferenciadas: la recepción, la zona de trabajo y la zona de preparación del material. Es en esta última donde se deben limpiar los utensilios de trabajo y esterilizar y desinfectar todo el instrumental.  Obviamente, las instalaciones al completo han de contar con unas condiciones de higiene excelentes.

En lo que respecta al instrumental, las jeringuillas, las agujas y las cuchillas deben estar esterilizadas y ser desechables, y siempre se deben de desprecintar en presencia del cliente. Fíjate que las abran delante de ti, ya que está terminantemente prohibida la utilización de jeringas que no estén envasadas y selladas hasta el momento de su uso. Además, las tintas han de estar autorizadas por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.

Por último, en el establecimiento también debe constar la relación de los servicios que se ofrecen con las tarifas correspondientes, impuestos incluidos.

Obligaciones del personal

tattoo
Fuente: Pixabay

El personal que trabaja en el estudio de tatuaje debe estar convenientemente cualificado, además de vacunado contra el tétanos y la hepatitis B. Entre las normas de higiene que ha de seguir en todo momento al realizar su actividad se encuentra el lavado y la desinfección de manos, así como la utilización de guantes estériles de un solo uso. Por otro lado, el personal no puede efectuar su trabajo mientras fuma, come o bebe.

Consentimiento informado

pierna tatuada
Fuente: Pixabay

En el local se ha de informar de los riesgos sanitarios y las posibles complicaciones que puedan surgir a la hora de ponerte un tatuaje, al igual que todos los hábitos y cuidados que deberás adoptar hasta que cicatrice.

Como consecuencia, el personal tiene que entregarte un documento: el consentimiento informado. En él han de constar los datos completos del establecimiento y del profesional, los datos personales del cliente, la descripción de lo que se te va a hacer y el material que se va a utilizar, los riesgos para la salud que asumes, las complicaciones que puedan surgir, los cuidados a seguir en la zona tratada con posterioridad, la reversibilidad o no del trabajo realizado y toda la información relevante y de interés.

Tendrás que firmar el consentimiento informado para dar la autorización de que te hagan el tatuaje, asumiendo que conoces todos esos datos y serás responsable de aquello que pueda suceder en referencia a ello. Ten en cuenta que en el caso de los menores de edad sin emancipar, la autorización debe ser firmada por los padres o tutores legales. En todo caso, firma la autorización después de haber sopesado los pros y los contras de ponerte un tatuaje y estar seguro de que quieres hacerlo.

En el supuesto de tener algún problema, no dudes en pedir la hoja de reclamaciones, ya que estos establecimientos están obligados a tenerla. Si tu queja está relacionada con los precios, la falta de información o la publicidad engañosa, debes acudir a la Oficina Municipal de Información del Consumidor o a la Dirección General de Comercio y Consumo. Para el caso de haber sufrido una lesión o una intoxicación durante la práctica, deberás interponer una reclamación ante la Consejería de Sanidad de tu comunidad autónoma.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here