La factura de la luz es uno de los gastos que más preocupa a la hora de gestionar la economía familiar. No en vano sus continuas subidas y lo incomprensible que, a veces, resulta desentrañar tal documento trae de cabeza a muchos españoles. Existe la posibilidad de aligerar su cuantía solicitando el bono social de la luz, un descuento porcentual que las compañías eléctricas están obligadas a aplicar en la factura siempre y cuando se cumplan los requisitos establecidos por la ley. Te contamos todo lo que debes saber para poder beneficiarte de esos descuentos.

Beneficiarios

Bombilla
Fuente: Pixabay

Hay tres formas de acogerse al bono social, como consumidor vulnerable, que se beneficia de un 25% de descuento en la factura de la luz; como consumidor vulnerable severo, que se beneficia de un 40% de descuento; y como consumidor en riesgo de exclusión social.

Además del descuento, otro de los beneficios del bono social es que permite a cualquiera de ellos disponer de un plazo de cuatro meses para abonar las facturas impagadas, calculado desde el momento de su notificación. El resto de los consumidores solo dispone de dos meses.

Requisitos

Hay que cumplir una serie de requisitos para ser beneficiario del bono social, además de ser el titular del contrato y solicitarlo para la vivienda habitual (ya sea propia o de alquiler). Es necesario tener contratada la tarifa Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC) y que la potencia del suministro sea igual o inferior a 10 kW, dato que puedes consultar en tu factura de la luz. Si es más elevado y deseas modificarlo, has de realizar el trámite con tu compañía eléctrica. Recuerda que este requisito para solicitar el bono social es obligatorio en todos los casos.

Como segunda condición, has de justificar tu nivel de renta, en relación con la situación personal y familiar.

Consumidores vulnerables

Para ser considerado consumidor vulnerable, basta con cumplir uno de estos supuestos: o bien tener el título de familia numerosa, o bien que todos los que conformen la unidad familiar sean pensionistas del Sistema de la Seguridad Social (jubilados o con incapacidad permanente que cobren la cuantía mínima y no tengan otros ingresos que superen los 500 euros), o bien que los ingresos de la unidad familiar no superen los límites establecidos por la ley, calculados en función del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPRM).

La renta personal (en caso de vivir solo) o la renta conjunta de la unidad familiar (que tiene en cuenta los ingresos de todos los que habitan en la casa), siempre que no haya ningún menor, ha de ser inferior a 11.279 euros al año (renta igual o inferior a 1,5 veces el IPREM). En el supuesto de que haya un menor, la cuantía se establece en 15.039 euros (renta igual o inferior a 2 veces el IPREM), y si hay más de dos menores, la cifra es de 18.799 euros (renta igual o inferior a 2,5 veces el IPREM). Esos son los topes máximos de ingresos anuales según cómo está compuesta la unidad familiar. No obstante, en el caso de que haya algún miembro con discapacidad igual o mayor al 33% o alguna víctima de violencia de género o de terrorismo, los topes anteriores se incrementan un 0,5 IPREM, por lo que hay que sumarles 3.760 euros.

 

En el caso de las familias monoparentales, con un único progenitor, la cifra se sitúa en los 18.799 euros (renta igual o inferior a 2,5 veces el IPREM) cuando en ella hay solo un menor y 22.559 euros (renta igual o inferior a 3 veces el IPREM) con dos o más menores.

Consumidor vulnerable severo

Para ser considerado consumidor vulnerable severo hay que cumplir uno de estos requisitos: que la renta anual sea igual o menor al 50% del umbral establecido por la ley para ser considerado como tal; que la unidad familiar, si es una familia numerosa, no supere los 15.039 euros anuales (renta igual o inferior a 2 veces el IPREM); o ser pensionista por jubilación o incapacidad permanente con pensión mínima, que no perciba más de 500 euros en concepto de otros ingresos, y con una renta inferior a 2 veces el IPREM.

Por su parte, los consumidores en riesgo de exclusión social han de cumplir iguales requisitos que los consumidores vulnerables severos y han de estar siendo atendidos por los servicios sociales de su comunidad autónoma o municipio. En este caso, si existe una imposibilidad para efectuar el pago, no se podrá cortar el suministro.

También se prohibe el corte del suministro eléctrico por causa de impago en los hogares beneficiarios del bono social en los que viva al menos un menor de 16 años, así como aquellos con una persona con un nivel de discapacidad igual o superior al 33% o en situación de dependencia de grado II y III.

 

Enchufes
Fuente: Pixabay

Límite de consumo

En cualquiera de los supuestos, existe un límite de consumo anual de electricidad sujeto al porcentaje de descuento. En el caso de los pensionistas y las unidades familiares con un menor se sitúa en los 1.932 kWh; en las unidades familiares sin menores, en 1.380 kWh; en las unidades familiares con dos menores, en 2.346 kWh; y en lo que respecta a las familias numerosas, en 4.140 kWh.

Solicitud

Si cumples con los requisitos para solicitar el bono social, puedes hacerlo poniéndote en contacto por correo electrónico, correo ordinario, vía telefónica o de forma presencial con alguna de las comercializadoras de referencia: Endesa, Iberdrola, Gas Natural, EDP, Viesgo, CHC y Teramelcor.

 

La documentación a presentar está formada por un sencillo formulario que hay que cubrir y debe firmar toda la unidad familiar, y que puedes descargar de internet en las páginas de las compañías de referencia o solicitar en sus oficinas. Como norma general, al formulario, hay que adjuntar la fotocopia del NIF y el certificado de empadronamiento de todos los miembros de la unidad familiar; el libro de familia o certificado del Registro Civil; y, en su caso, fotocopia del título de familia numerosa o certificado de los servicios sociales que acredite la discapacidad o ser víctima de violencia de género o terrorismo. Luego, deberás esperar un breve plazo de tiempo a que se tramita tu solicitud para que te llegue la notificación en la que se te informe si te ha sido concedida o denegada.

Recuerda que si cambia la situación por la que ya no cumples alguno de los requisitos, es obligación de cada consumidor comunicarlo para dejar de ser beneficiario del bono social.

FUENTES: Ministerio para la Transición Ecológica. Bono Social de electricidad; Generalitat de Catalunya. ¿Quién se puede beneficiar de descuentos a la factura eléctrica?

Artículo siguienteLas redes sociales más utilizadas en España
Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here