Tener el vehículo matriculado resulta indispensable para poder circular con él por nuestro país, al igual que los remolques y semirremolques que circulen por vías públicas. Ello conlleva tener las placas de matrícula reglamentarias, homologadas, visibles, legibles y con fondo reflectante, y abonar el denominado impuesto de matriculación, que se paga cuando compras el vehículo.

En los últimos tiempos, ha habido ciertos cambios respecto a este impuesto, de manera que vamos a intentar aclararte cuál es la situación actual. Si vas a comprar o cambiar de coche, no dejes de leer todo lo que debes saber sobre el nuevo impuesto de matriculación.

Qué es el impuesto de matriculación

El impuesto de matriculación, también denominado impuesto especial sobre determinados medios de transporte, es el tributo que se aplica de forma directa a la primera matriculación de un vehículo provisto de motor en España, ya sea nuevo o usado, comprado aquí o en el extranjero.

Hay que tener en cuenta que el impuesto de matriculación solo se paga una vez: en el momento en que el vehículo se registra y se matricula en nuestro país. Por ello, da igual si luego cambia de propietario. En el caso de venderlo posteriormente, la transacción está sujeta a otros impuestos o transferencias, pero el impuesto de matriculación ya no tiene nada que ver en esta venta, porque el vehículo ya consta matriculado.

Incremento del impuesto de matriculación

vehículo
Fuente: Pixabay

El precio del impuesto de matriculación está relacionado con varios factores, entre los que destacan los niveles de dióxido de carbono (CO2) que emite el vehículo. Por este motivo, su cuantía se ha incrementado en época de pandemia debido al cambio técnico de la escala de medición del CO2. Estos cambios se han implementado porque nuestro país estaba obligado a adaptarse a la normativa europea sobre medición de emisiones Worldwide Harmonized Light Vehicles Test Procedure (WLTP) a partir del 1 de enero de 2021. Hasta ese momento el sistema que se estuvo utilizando fue el denominado NEDC.

No obstante, los otros factores y porcentajes para calcular el impuesto de matriculación siguen siendo los mismos. Es decir, a la hora de efectuar el cálculo no varían ni la fórmula ni la depreciación por antigüedad ni los tramos existentes, sino que lo que cambia es este nuevo sistema de cálculo del CO2. Con el mismo, las pruebas que se realizan dan datos más reales, por lo que las cifras de emisiones y de consumo que antes se obtenían son muy distintas a las actuales. Como consecuencia, y debido a que el impuesto de matriculación en nuestro país se calcula en función de esos niveles de CO2, se ha producido como consecuencia la subida del precio de los vehículos nuevos.

Tramos del impuesto de matriculación

coche
Fuente: Pixabay/Creative_Media_Imaging

En la actualidad están establecidos cuatro tramos impositivos, según las emisiones del vehículo. Un 0% para los vehículos con emisiones menores o iguales a 120 g/km de CO2; un 4,75 % para los vehículos con emisiones de entre 121 y 159 g/km de CO2; un 9,75 % para vehículos con emisiones de entre 160 y 199 g/km de CO2; y un 14,75 % para vehículos con emisiones mayores o iguales a 200 g/km de CO2. Como resultado se castiga con una subida del impuesto a los vehículos más contaminantes.

Estos porcentajes según el tipo de emisiones de CO2 se aplican sobre la base imponible del vehículo, a la que también se ha de aplicar una depreciación por antigüedad. Estos datos se comunican de forma pública y anual. Y es que a finales de cada año en curso se publica en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el listado desglosado de los distintos modelos de vehículos con la base de cálculo correspondiente.

Bonificaciones en el impuesto de matriculación

Hay ciertas bonificaciones de las que te puedes beneficiar en el impuesto de matriculación, las cuales se relacionan con determinadas categorías de vehículos o con la situación personal o familiar. De tal modo, se encuentran exentos del pago de este impuesto los vehículos profesionales, como los taxis, los vehículos de autoescuela, las ambulancias y los vehículos de alquiler. Por lo que respecta a los coches de entre cinco y nueve plazas también son objeto de una bonificación del 50 % en la cuantía del impuesto de matriculación para uso exclusivo de las familias numerosas.

Las personas con movilidad reducida o que tienen una minusvalía reconocida tampoco tienen que pagar este impuesto. No obstante, para poder ser beneficiario de esta exención hay que estar en posesión del certificado de discapacidad expedido por los Servicios Sociales de la comunidad autónoma correspondiente o en caso contrario no se concederá. También es necesario en este caso que hayan pasado cuatro años desde la matriculación de otro vehículo a su nombre y que no vayan a venderlo hasta pasados cuatro años después de matricularlo.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here