Si has escuchados hablar de la tecnología RFID pero no tienes muy claro en cuáles de los aparatos o máquinas a nuestro alrededor se utiliza o si tienes dudas sobre la importancia que ha alcanzado en nuestras vidas o te produce desconfianza la seguridad respecto a las transacciones financieras que realizamos a través de ella, hoy vamos a despejar tus dudas.

Hemos hablado con los expertos de Logiscenter para que nos expliquen todo lo que debes saber sobre la tecnología RFID, sus aplicaciones y los mitos existentes en torno a ella cuando se habla de tarjetas bancarias. ¡Comenzamos!

Qué es la tecnología RFID

chip

La tecnología RFID ((Radio-Frequency Identification) o identificación por radiofrecuencia es un sistema para almacenar y recuperar datos en remoto, el cual se instala en determinados dispositivos, como pueden ser etiquetas, tarjetas e impresoras, entre otros.

Hasta ahora, lo más habitual para identificar productos en el ámbito laboral era la utilización de códigos de barras, que se sirven de una imagen para ello; pero las etiquetas RFID tienen cada vez mayor uso porque cuentan con más ventajas, aunque su funcionamiento sea algo distinto.

Las etiquetas RFID son como pequeñas pegatinas que pueden ponerse a cosas, animales o personas, y constituyen un microchip que permite recibir y responder a las consultas y peticiones por radiofrecuencia a través de otro aparato, sin necesidad de que exista contacto físico. De tal modo, la etiqueta comunica los datos de identificación al lector de RFID y este ofrece la información en formato digital a la aplicación correspondiente.

Aplicaciones de la tecnología RFID

tarjeta RFID

Aunque no te hayas dado cuenta, seguramente hayas usado muchas veces la tecnología RFID. Esto sucede cuando utilizas tarjetas de acceso a determinadas instituciones o empresas y cuando pagas de manera automática en la autopista o con tu tarjeta contactless en el supermercado, pero también cuando coges libros en préstamo en la biblioteca municipal. Incluso si le has colocado un microchip a tu mascota para identificarla y que te la devuelvan si se pierde, estás haciendo uso de la tecnología RFID.

Entre todos los usos profesionales que se le puede dar a esta tecnología, destaca especialmente el de control de inventario, a través de escáneres, terminales, tags, etiquetas e impresoras RFID que pueden adquirirse en empresas como Logiscenter, que también ofrecen asesoramiento por si necesitas implementar este sistema en tu negocio y tienes dudas sobre los productos a adquirir.

Asimismo, la logística gana en control y productividad con este sistema. Ten en cuenta que cada producto o palé puede ser seguido de manera individual durante todo el proceso de entrega a su destinatario final. Precisamente este control posibilita que sea más fácilmente localizable en caso de hurto, pérdida o robo.

La importancia de la tecnología RFID en logística

inventario

Una de las aplicaciones más importantes de la tecnología RFID es en el sector de la logística que, sin duda, ha vivido una auténtica revolución en los últimos años gracias al tremendo incremento de volumen en el envío de paquetes que ha provocado el boom del e-commerce. La tecnología RFID facilita el trabajo en todos los procesos necesarios a la hora de identificar los paquetes y facilitar sus movimientos. 

Así, por ejemplo, la tecnología RFID está presente a través de lectores en la llegada de la mercancía para dar de alta de los paquetes que llegan y permite una perfecta trazabilidad de los mismos a través de los sucesivos procesos de almacenaje o de envío.  Existen diferentes tipos de dispositivos que permiten leer la información de los paquetes que van desde los grandes arcos de acceso hasta los pequeños lectores portátiles que son los que muchas veces podemos ver a los repartidores que nos traen los paquetes a casa. 

Seguridad de las tarjetas con chip

tarjeta bancaria

Uno de los mitos más frecuentes es que este tipo de tarjetas con chip no son seguras y que los ladrones pueden robarnos fácilmente. Pero para clonar una tarjeta, el delincuente debería acercarse mucho a nosotros para pasar un lector RFID por nuestro bolsillo o bolso y escanearla primero. Aunque en este caso no copiaría todos los datos. El número CVV de tres dígitos en la parte posterior de la tarjeta, no puede transmitirse por este medio contactless. De tal modo, no podría efectuar con ella pagos por internet.

En estos momentos en España, el límite para pagos en los establecimientos por medio de contactless y sin PIN suele estar en 20 euros. De tal modo, si nos roban la tarjeta con esta tecnología RFID, suele creerse que los ladrones podrán hacer pagos con ella de forma ilimitada siempre y cuando no excedan de tal cantidad en cada compra. Esto es inexacto, puesto que si se detecta que hay varias operaciones consecutivas menores a esa cantidad, la TPV o datáfono también solicitará el PIN. Seguro que a ti mismo te ha pasado en alguna ocasión al realizar compras inferiores a esa cantidad, de manera que puedes estar tranquilo.

No pierdas la tarjeta de vista cuando pagas. Guárdala a buen recaudo en tu cartera. No anotes el PIN en ningún papel o agenda que lleves contigo. Y acostúmbrate a usar tarjetas virtuales para las compras por internet. Estos son los mejores hábitos que puedes adoptar para evitar disgustos.

*Contenido elaborado en colaboración con una marca

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here