Los vehículos eléctricos constituyen el futuro de la automoción. De hecho, ya son muchos los coches de este tipo que circulan por nuestras ciudades y se ha producido un auténtico boom en sus ventas durante el 2020, con un crecimiento de un 81,3% respecto al año anterior.

No es de extrañar si tenemos en cuenta sus ventajas económicas y medioambientales, además de unos servicios auxiliares cada vez más desarrollados (como en el sector seguros, en el que ya se encuentran opciones específicas para coches eléctricos). Si todavía tienes dudas al respecto, hoy te contamos todo lo que debes saber sobre este tipo de turismos.

Tipos de vehículos eléctricos

Vehículos eléctricos

Los coches eléctricos son aquellos que están propulsados por uno o varios motores eléctricos y que almacenan la electricidad en baterías o pilas de combustible, aunque este último método sea el menos utilizado. 

Así, de forma general, es necesario distinguir entre los vehículos que son eléctricos al 100%, denominados BEV (Battery Electric Vehicle), y los PHEV (Plug-in Hybrid Electric Vehicle), híbridos enchufables que tienen motor de combustión y motor eléctrico, además de una batería recargable en la red eléctrica. No debes confundirlos con los coches híbridos, que poseen un motor de combustión interna, que suele ser de gasolina, y propulsores eléctricos.

Autonomía de los coches eléctricos

Coche eléctrico

Una de las principales diferencias de los coches eléctricos con los de motor de combustión consiste en que aquellos no tienen ni embrague ni caja de cambios, aunque exista algún modelo con el cambio de marcha manual.

Por lo que respecta a la autonomía, los coches eléctricos puros recorren sin problemas de carga de batería entre 450 y 500 kilómetros, frente a los híbridos enchufables que rondan los 50 kilómetros. El vehículo híbrido solo alcanza los 5 kilómetros de recorrido autónomo en modo eléctrico.

En todo caso, las baterías de los modelos eléctricos puros e híbridos enchufables se cargan en la red eléctrica y la recarga sale más económica que llenar el depósito de un coche de gasolina o diésel.

Puntos de recarga de vehículos eléctricos

Electric car

Hace unos años se decía que el principal problema de los vehículos eléctricos era que no había apenas sitios donde recargarlos. Sin embargo, a día de hoy, son muchos los puntos de recarga de vehículos eléctricos en España y en Europa, en los que podrás cargar la batería del coche entre 5 y 30 minutos. Es posible localizarlos a través de cómodas aplicaciones gratuitas para dispositivos móviles

También tienes la opción de adquirir un cargador portátil específico para tu vehículo y  conectarlo a la red eléctrica de tu casa. El método es útil pero algo más lento. El tiempo dependerá siempre de la potencia de la recarga y de la batería del coche. Pueden cargar por completo la batería entre una y dos horas. Por el contrario, cuando hablamos de baterías poco potentes o recargas lentas, pueden tardar hasta 12 horas.

Impuestos de los vehículos eléctricos

Recarga de vehículos

La actual regulación medioambiental de las ciudades posibilita que los vehículos eléctricos luzcan la etiqueta CERO de la Dirección General de Tráfico (DGT), por lo que no tendrás ningún problema para moverte por el interior de las grandes urbes en cualquier situación.

De igual modo, gran parte de los ayuntamientos bonifican el Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica (ITV) de estos coches, ofrecen aparcamiento gratuito en las ciudades y descuentos en otros impuestos municipales. Así, no sólo contribuirás al cuidado del medioambiente, sino también al ahorro de tu bolsillo.

Seguros específicos para vehículos eléctricos

coche eléctrico

Ya hay compañías que ofrecen seguros específicos para coches eléctricos, cubriendo así todas las necesidades y garantías que necesitan los conductores de este tipo de vehículos, además de incluir las coberturas comunes a terceros o a todo riesgo.

Entre las particularidades de estos seguros para vehículos ECO se incluyen características tan interesantes como la asistencia por carretera para acercarte hasta el punto de recarga más cercano o el servicio de carga rápida, para que sigas circulando si te quedas tirado.

Por último, has de tener en cuenta que la cuota de la póliza del seguro de los coches eléctricos suele ser similar a la de los de gasolina e, incluso, en ocasiones resulta más barata. Por lo que, junto con el ahorro en impuestos y en combustible, constituye otra de las muchas ventajas a tener en cuenta que ofrecen este tipo de vehículos.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here