Tope al precio de gas, ¿cómo se refleja en las facturas?

3 minutos

Tal y como ha ido subiendo el precio de la energía que se suministra a nuestros hogares en los últimos meses, a todos nos preocupa qué va a pasar durante el otoño y el invierno, cuando llegue la hora de poner la calefacción y tener más tiempo las luces encendidas.

En la Unión Europea se están estudiando algunas medidas para evitar los efectos de esta escalada de precios. Por su parte, en España, a través del Real Decreto Ley 10/2022 se ha fijado un tope al precio del gas. Te explicamos en qué consiste y cómo se refleja en las facturas.

RD Ley 10/2022

factura de la luz
Factura de la luz/Foto: Unplash

El Real Decreto Ley 10/2022, de 13 de mayo, por el que se establece con carácter temporal un mecanismo de ajuste de costes de producción para la reducción del precio de la electricidad en el mercado mayorista, impone un tope al precio del gas que se usa en las centrales para generar electricidad. Este se ha fijado en 40€/Mwh. El límite se estableció durante un semestre, momento a partir del cual el precio se irá incrementando de cinco euros en cinco euros, hasta alcanzar los 70€/Mwh.

A efectos prácticos, esto significa que, cada hora que una productora genera la electricidad con gas, si el coste supera esos 40€/Mwh, se le remunerará la diferencia. De tal modo, si el gas sigue subiendo su precio y se utiliza en mayor cantidad, más alta será la compensación.

Sin embargo, como resultado de su aplicación, el tope al gas permite que los consumidores paguemos menos por el suministro de electricidad de lo que nos cobraban antes, aunque los precios sigan siendo más caros que hace un año.

¿Quién paga la compensación?

La compensación de las empresas comercializadoras que adquieren su energía en el mercado eléctrico peninsular español con las características y requisitos establecidos en el RDL 10/2022 la asumen los clientes en general, salvo un par de casos excepcionales.

El primero de ellos hace referencia a aquellos consumidores que tienen un contrato con precio fijo, firmado con fecha anterior al 26 de abril de 2022, en la que la Unión Europea autorizó a Portugal y a España a aplicar esta media relativa al tope del gas. La segunda excepción se refiere a los consumidores de fuera de la península, es decir, Ceuta, Melilla, Baleares y Canarias, siempre y cuando tengan un contrato en el mercado libre, por lo que también se librarán del coste de esta compensación.

No obstante, cuando los contratos anteriores a esa fecha de abril de 2022 se vayan actualizando también se verán afectados por este mecanismo de ajuste.

Contratos indexados

Seguro que te preocupa saber si te va a afectar esa compensación cuando comiencen a llegarte las facturas a casa. Todo dependerá del tipo de contrato que tengas establecido con tu compañía: con una tarifa regulada (PVPC) o con una de precio fijo.

En el caso de la tarifa regulada, no lo vas a notar, porque el precio final de Red Eléctrica por el kWh ya incluye esa subida desde el 15 de junio, momento en que entró en vigor la medida. De tal modo, no apreciarás el tope del gas en las facturas, puesto que está incluido en el concepto general de «Coste de la energía».

Pero si estás en el mercado libre y tienes una tarifa de precio fijo, lo habitual es que la comercializadora añada el coste del tope del gas en la factura como un concepto independiente de carácter temporal.

Contratos de precio fijo

facturas
Calculadora, gafas y facturas/Foto: Pixabay

En el mercado libre, las comercializadoras suelen añadir el coste del tope del gas como un concepto independiente y lo facturan aparte. Lo encontrarás bajo epígrafes tales como: «Coste del tope del gas», «Coste del ajuste del RDL 10/22» o «Coste del mecanismo de ajuste».

Así, para el supuesto de que quieras comparar precios entre unas comercializadoras y otras, deberás prestar atención al precio del kWh y al coste del tope del gas y sumar ambos conceptos, antes de poder hacer comparativas. En caso contrario, puedes llevarte la sorpresa de pensar que la tarifa que te ofrecen es más barata de lo que es, y cuando llegue la factura te des cuenta de que pasaste por alto la letra pequeña donde se explicaba que había que sumar el coste del tope del gas.

Lo más práctico sería que expusieran sus ofertas incluyendo todos los conceptos en la cantidad final para poder comparar en igualdad de condiciones, pero no es habitual que suceda así. Sin embargo, las compañías que sí ofrecen el precio final te permitirán conocer exactamente cuánto pagarás durante el periodo estimado sin llevarte luego sorpresas.

En todo caso, ten en cuenta que todos los contratos que se hayan firmado a partir del 26 de abril, independientemente de que estén en el mercado regulado o en el mercado libre, han de llevar incorporado este concepto en sus facturas.



Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.