Si eres aficionado a la gastronomía es probable que te interese el mundo del vino. Y si te gusta viajar, también te aconsejamos que pruebes alguna actividad de enoturismo en España, por si todavía no te has animado a ello. De una u otra forma, siempre es importante incrementar nuestra cultura enológica y culinaria para valorar más aquello que degustamos y aquello que tenemos.

Como ejemplo de ello hoy vamos a fijarnos en esas botellas que es probable que descorches a menudo en las celebraciones. Te contamos todo lo que debes saber sobre los vinos espumosos. Seguro que algún que otro detalle te sorprende un poco.

Método de elaboración de los vinos espumosos

vino espumoso
Fuente: Pixabay/congerdesign

Antes de nada, hay que tener claro que lo que diferencia principalmente un vino espumoso del resto de los vinos es su método de elaboración. Y es que según cómo se prepara se obtienen luego esas burbujas que los caracterizan.

Así que la primera fase consiste en someterlo a una fermentación normal, como la de cualquier vino, ya sea blanco, rosado o tinto. Una vez obtenido este vino primario se procede a una segunda fermentación: bien en botella, bien en depósito. Aunque estas u otras formas de elaboración vienen reflejadas en los símbolos que aparecen en los tapones de corcho de estos vinos.

Azúcar y color en los vinos espumosos

Otra de las diferencias con el resto de los vinos, es que los espumosos pueden tener una cantidad de azúcar diferente dando lugar a distintos tipos. Así, los etiquetados como Brut Nature contienen menos de 3 gramos de azúcar por litro y el poco azúcar que incluyen no es añadido, sino el propio de la uva; los Extra Brut, menos de 6 gramos de azúcar por litro; los Brut, menos de 15 gramos de azúcar por litro; los Extra Seco, entre 12 y 20 gramos de azúcar por litro; los Seco, entre 17 y 32 gramos de azúcar por litro; los Semiseco, entre 32 y 50 gramos de azúcar por litro; y los dulces, que incluyen más de 50 gramos de azúcar por litro.

El color de los vinos espumosos puede ser blanco, rosado y tinto, por lo que también debes distinguirlos por ellos.

Maridaje del vino espumoso

prosecco
Fuente: Pixabay/robyrad

Si hace algún tiempo os dábamos algunas claves para aprender a maridar el vino, con los espumosos es bastante fácil acertar, sobre todo, en el caso de los que tienen más contenido en azúcar, ya que son perfectos para acompañar postres y dulces.

Una tarta está estupenda con una copa de cava semiseco y el chocolate va bien con cualquier espumoso. Pero aquellos que no tienen azúcar o la incluyen en proporciones muy bajas, como los Brut, son fabulosos para acompañar mariscos, arroces y paellas.

Vinos espumosos en España

Los vinos espumosos llegaron a nuestro país desde Francia, la cuna del champán, ya fuera mediante los propios franceses que vivían aquí, por especialistas españoles que viajaron al país vecino para perfeccionar sus conocimientos o a través de los fabricantes catalanes especializados. Fue surgiendo así el cava español.

Pero además del cava, en la actualidad, hay muchos otros vinos espumosos en nuestro país con Denominación de Origen, como el Rías Baixas Espumoso de Pontevedra (Galicia), el Xamprada y el Ardayel Bierzo, el Rueda espumoso de Valladolid, el Marina Alta de Alicante (Comunidad Valenciana), el Cueva de Villanueva de Alcardete (Toledo) y el vino espumoso de Rioja. Y aunque cada vez se consumen con mayor asiduidad, el rey de los espumosos en España sigue siendo el cava. Sin embargo, el mercado en nuestro país del champagne tiene también su relevancia.

Vinos espumosos gallegos

vino espumoso
Fuente: Pixabay/Free-Photos

Durante las últimas décadas una de las comunidades autónomas que ha incrementado su elaboración de vinos espumosos, de manera que todas las Denominaciones de Origen de su tierra lo producen, es Galicia. Lo cierto es que en la década de los años veinte del siglo XX, la Compañía Vinícola Gallega en Nigrán ya elaboraba y comercializaba vinos de este tipo con el nombre de Champán Galicia.

Los vinos espumosos gallegos de calidad fueron aumentando al pasar el tiempo y, en la actualidad, puedes elegir entre más de una veintena en el mercado. Sin duda, los productos estrella son los de las variedades Albariño y Godello.

Vinos espumosos en el extranjero

Vino espumoso
Fuente: Pixabay/CecileOSaveurs

Entre los vinos espumosos más famosos de los que podemos consumir producidos más allá de nuestras fronteras, además del mítico champagne francés, donde también destacan otros como los Crémants, se encuentran los italianos Prosecco, Lambrusco, Franciacorta y Fragolino; o los Bairrada y Távora-Varosa portugueses.

El Prosecco es uno de los vinos espumosos italianos que han incrementado sus ventas en nuestro país hasta un 30 % y el Lambrusco, aunque es despreciado por algunos, por considerarlo un «vino fácil» o popular, le sigue a la zaga. Si quieres disfrutar un buen Lambrusco, asegúrate de elegir uno de los tres con Denominación de Origen Controlada (D.O.C.): el Lambrusco de Sorbara, el Lambrusco Grasparossa de Castelvetro y el Lambrusco Salamino de Santa Croce, o el Lambrusco de Módena, con Denominación de Origen Protegida (D.O.P.)

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here