Público
Público

Astrónomos europeos 'redescubren' la existencia de vida en la Tierra

La técnica utilizada hará más fácil descubrir vida en planetas más allá de nuestro Sistema Solar

EDUARDO MURIEL

Un equipo de astrónomos europeos ha encontrado evidencia de vida en la Tierra. Parece una confirmación inútil, pero no lo es. Lo novedoso del hallazgo es que lo han hecho a partir del estudio del brillo lunar, es decir, han investigado nuestro planeta como si no se encontraran dentro de él. La técnica aplicada hará más fácil esclarecer si existe vida en exoplanetas, es decir, en planetas más allá de nuestro Sistema Solar.

El descubrimiento, llevado a cabo por el European Southern Observatory (ESO), ha tenido también colaboración española. "Encontrar vida fuera de nuestro Sistema Solar depende de dos cosas: en primer lugar, de que esta vida exista y, en segundo, tener la capacidad técnica para detectarla", explica uno de los investigadores españoles, Enric Palle, del Instituto de Astrofísica de Canarias. "Este trabajo es un paso importante para lograr esa capacidad", añade.

El equipo de astrónomos ha utilizado una novedosa técnica para realizar este avance. "Usamos el truco de observar el brillo terrestre, de manera que miramos a la Tierra como si fuera un exoplaneta", afirma Michael Sterzik, líder del proyecto. "El Sol brilla sobre la tierra y esa luz es reflejada en la superficie de la luna. La superficie lunar actúa como un espejo gigante y refleja la luz de la Tierra de vuelta hasta nosotros", explica.

"La superficie lunar actúa como un espejo gigante", explica Sterzik

En la tenue luz del reflejo terrestre, los astrónomos han buscado ciertos indicadores, como algunas combinaciones de gases en la atmósfera de la Tierra, que son signos reveladores de la vida orgánica.

El equipo investigó el fenómeno con el Very Large Telescope (VLT), situado en Chile, aplicando técnicas que explotan la polarización, es decir, la orientación de los campos magnéticos y eléctricos de la luz. Al reflejarse la luz del Sol sobre la Tierra, ésta queda polarizada.

De este modo, se vence la dificultad de técnicas tradicionales, ya que la luz de un exoplaneta lejano es eclipsada por el de la estrella que lo ilumina. "Es comparable a tratar de observar un grano de polvo junto a una bombilla potente. Sin embargo, el reflejo del planeta sobre su satélite está polarizado, lo que permite su análisis de forma sencilla mediante técnicas polarimétricas", explica el investigador Stefano Bagnulo, del Observatorio de Armagh, Reino Unido.