Público
Público

Bacterias de diseño para convertir el CO2 en combustible

El científico y empresario estadounidense Craig Venter ha anunciado su creación en 18 meses

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El científico y empresario estadounidense Craig Venter ha anunciado que en 18 meses logrará crear bacterias que devorarán CO2 para producir metano que podrá emplearse como combustible.

Venter subraya la importancia de este tipo de “combustibles de cuarta generación” –la tercera la forman los biológicos, como el biodiésel– para ofrecer una fuente de energía inagotable que, al mismo tiempo, contribuya a reducir el CO2 atmosférico, uno de los gases responsables del cambio climático.

El científico hizo estas declaraciones en la conferencia Technology, Entertainment and Design, un exclusivo foro de empresarios y líderes mundiales que se celebra cada año en Monterey, California (EEUU). Entre la audiencia se encontraban personajes como el gurú del clima Al Gore y el cofundador de Google Larry Page.

Los logros previos de Venter se distinguen por su carácter innovador, como la publicación del primer genoma humano individual –el suyo–, el catálogo genético de ecosistemas marinos o, más recientemente, la fabricación del primer cromosoma bacteriano artificial. En esta línea de la biología sintética pretende obtener organismos de diseño que elaboren fármacos o combustibles.

Actualmente existen bacterias que transforman el CO2 en metano, pero su eficiencia es demasiado baja para que resulten útiles. Las mejoras que persigue Venter buscan modificar sus genes para extraer suficiente CO2 del aire y fabricar a cambio grandes cantidades de combustible.

“Tenemos los modestos objetivos de reemplazar a toda la industria petroquímica y convertirnos en una de las principales fuentes de energía”, explicó Venter. “Si logramos la escala que necesitamos, éste será un planeta de metano”, añadió.

El metano, gas de efecto invernadero y principal componente del gas natural, libera CO2 en su combustión, pero en menor cantidad y con mayor eficiencia energética que otros hidrocarburos.