Público
Público

Coca-Cola y Pepsi cambian su fórmula por el estigma del cáncer

Reducen la cantidad de 4-mitilimidazol, un componente del que tendrían que advertir de su riesgo cancerígeno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Coca-Cola y Pepsi han decidido modificar los compuestos químicos de sus bebidas para evitar tener que informar de que en algunos de ellos podría existir riesgo de cáncer. En concreto se trata del 4-mitilimidazol, un colorante de caramelo que el estado de California ha añadido a su lista de sustancias cancerígenas.

Por eso, ambos gigantes de las bebidas gaseosas se han apresurado a reducir la cantidad de este compuesto en California para poder cumplir la ley, pero las compañías aseguran que extenderlo a todo el país favorecerá la eficiencia en la producción.

'Aunque creemos que no hay ningún riesgo para la salud pública que justifique el cambio, pedimos a nuestros proveedores que tomasen esta medida para que nuestros productos no estuviesen sujetos a los requerimientos de una alerta científica sin fundamento', dijo Diana Garza-Ciarlante, representante de Coca-Cola.

La Asociación Americana de Bebidas ha asegurado también que aunque este componente químico se ha asociado en un estudio con el cáncer en ratones, no hay pruebas de que suponga un riesgo para la salud humana. Incluso, asegura que 'los resultados de las agencias reguladoras en todo el mundo, incluída la FDA de EEUU y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, consideran el colorante de caramelo seguro para su uso en alimentos y bebidas. '

La FDA, organismo regulador de los medicamentos en Estados Unidos, informaba además que una persona debería baber más de mil latas al día para que el 4-mitilimidazol le provocara el mismo efecto cancerígeno que a los ratones del experimento.

Sin embargo, varias asociaciones de consumidores de EEUU llevan desde 2011 alertando sobre los riesgos de este colorante. Esta misma semana, el grupo en defensa de los consumidores Centro para la Ciencia en el Interés Público exigía en una carta dirigida a la FDA la prohibición en el uso de este compuesto.

El director ejecutivo de este grupo, Michael F. Jacobson aseguraba que en los recientes análisis de laboratorio -en los que se había usado ratas- se demostró que en las latas que contenían 4-metilimidazol se superaban cinco veces los límites de 29 microgramos recomendados por el estado de California.

Además, aseguraba que una dosis media de 4-MI provocaba un riesgo de cáncer de cinco de cada 100.000 personas que bebían refrescos. Así, pues Jacobson se cuestionaba la idoneidad de incluir cualquier cantidad de colorante de caramelo en dichas bebidas: 'El colorante de caramelo añadido a las bebidas gaseosas tiene una función totalmente cosmética'. 'Tenemos la sospecha de que la mayoría de los consumidores prefiere una bebida clara y transparente, sin un cancerígeno innecesario'.

Es un compuesto que se produce de forma natural en los procesos de calentamiento y oscurecimiento del azúcar para obtener caramelo

Se presenta en el colorante del caramelo, así como en algunos alimentos asados y cocidos

Puede estar en algunos productos químicos de limpieza, fotografía y agrícolas, colorantes y productos farmacéuticos

La exposición a este compuesto puede ser a través del consumo directo o en el proceso de fabricación