Público
Público

Coronavirus Los neumólogos temen que el coronavirus genere fibrosis pulmonar crónica

La Barcelona Respiratory Network inicia un estudio en varios centros catalanes para aclarar cuáles son las secuelas respiratorias del virus a largo plazo. Los profesionales sanitarios observan que la inflamación de los pulmones en los enfermos más graves acaba generando heridas internas en los pulmones, que causan una pérdida de la capacidad respiratoria.

Un empleado de la compañía biofarmacéutica alemana CureVac, demuestra el flujo de trabajo de investigación sobre una vacuna contra la enfermedad por coronavirus (COVID-19) en un laboratorio en Tuebingen (Alemania). REUTERS / Andreas Gebert
Un empleado de la compañía biofarmacéutica alemana CureVac, demuestra el flujo de trabajo de investigación sobre una vacuna contra la enfermedad por coronavirus (COVID-19) en un laboratorio en Tuebingen (Alemania). REUTERS / Andreas Gebert

Tras semanas de epidemia, aún se desconoce el mal que es capaz de hacer el coronavirus al cuerpo humano a largo plazo. Hoy por hoy, los casos más graves desarrollan una neumonía aguda en los dos pulmones que les hace perder capacidad respiratoria y les obliga a conectarse a un respirador.

Los médicos especializados en neumología temen que estas afectaciones vayan más allá de la duración de la enfermedad, y lleguen a desarrollar fibrosis pulmonar, produciendo una pérdida de capacidad respiratoria crónica. Varios hospitales ya trabajan para investigar qué alcance tendrán estas posibles secuelas y de qué manera las pueden tratar para que no pongan en riesgo la vida de las personas, una vez superado el virus.

Los médicos especializados en neumología temen que estas afectaciones  de la covid-19 vayan más allá de la duración de la enfermedad, y lleguen a desarrollar fibrosis pulmonar

Así lo explica la jefa de la unidad de enfermedades ligadas a la fibrosis pulmonar en el Hospital de Bellvitge, la neumóloga María Molina: "No está confirmado, pero los primeros controles que hemos hecho a enfermos graves sí la tienen. Lo empezamos ver con radiografías y nos asustamos mucho, porque el daño pulmonar de la covid-19 es mucho más grave que con la Gripe A o el SARS de 2002", explica.

De hecho, Molina afirma que a nivel directivo no se anticipó la capacidad destructiva del coronavirus: "Se decía que sería como una gripe. Teníamos muy pocas publicaciones de China, pero ya nos avisaron desde Italia que era mucho más que esto".

Esta doctora ha podido ver la evolución del coronavirus a pie de cama, desde la planta de semicríticos de Bellvitge: "Es una planta intermedia donde van los enfermos a planta que empeoran y los de la UCI que mejoran para desescalar el tratamiento". Afirma que muchos pacientes con el alta han tenido que marchar con oxígeno a casa: "Hablo de enfermos que antes de la covid-19 eran activos físicamente".

Según la doctora, el pulmón tiene la capacidad de repararse las posibles heridas ante cualquier afectación vírica: "Los pulmones tienen unas células que se llaman de reparación, las epiteliales tipo 2. Después de una neumonía, se termina reparando solo íntegramente, o dejando secuelas mínimas. Incluso con una tuberculosis, con la medicación correcta, casi no quedan secuelas".

En cambio, esta neumóloga sostiene que el coronavirus puede ser mucho más agresivo: "Hay que evaluarlo, pero, aparte de la alta tasa de mortalidad en el corto plazo, parece que a medio plazo tiene consecuencias pulmonares, sobre todo en enfermos de más de 50 años".

Un sanitario trabaja con muestras de pacientes para someterlas a los test de Covid-19 en el laboratorio del hospital Germans Trias i Pujol de Badalona. EFE/Enric Fontcuberta

Desde el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, en Barcelona, el doctor Alfonso Torrego también ha podido observar cómo los pacientes más graves desarrollan fibrosis pulmonar: "La fibrosis se produce cuando el pulmón se queda mucho más rígido y no consigue coger bien el oxígeno. Cuando los pulmones se inflaman mucho, se producen heridas que cicatrizan y se reparan, como ocurre con la piel. Pero puede que el pulmón no quede perfecto y se hagan cicatrices internas", explica Torrego.

Además, el neumólogo también ha observado la pérdida del olfato entre pacientes del coronavirus, un síntoma que tarda más que otras afecciones respiratorias en desaparecer: "Todavía nos faltan evidencias suficientes, pero sí es uno de los síntomas más característicos del virus que presentan entre un 55 y un 60% de los pacientes. Existe la teoría, no suficientemente contrastada, que el virus podría afectar al nervio para detectar el olfato, más allá de la inflamación de la nariz".

Torrego asegura que, mientras en un resfriado esta afectación se prolonga durante unos 10 días, los enfermos de coronavirus la padecen durante, incluso, un mes.

Por otra parte, la doctora Molina también ha observado otros posibles secuelas respiratorias derivadas del coronavirus y propias del distrés respiratorio adulto, característico de la enfermedad, tales como bronquiectasias centrales con acumulación de moco, comprensión de pulmón u otras afectaciones que también se pueden producir debido a la ventilación artificial: "Lo que queremos es discernir qué es propio del virus y que se propio del tratamiento, tales como afectaciones a la pleura o los alvéolos".

Un estudio de seis meses para ver el impacto de la covid-19

Por este motivo, el hospital de Bellvitge propuso a la Barcelona Respiratory Network, una fundación en la participan neumólogos del ámbito privado y público, iniciar una evaluación sobre las secuelas pulmonares de la covid-19, que ya ha sido aceptada por varias unidades de neumología de toda Catalunya.

Para hacerlo, los hospitales harán un seguimiento de los pacientes una vez los hayan dado el alta: "Después de ver la fibrosis en los Tac en el tórax, nos planteamos seguir los pacientes una vez dado el alta. Habitualmente, con una neumonía, esto no se hace. Ni con una gripe que se haya complicado".

A los pacientes les harán pruebas funcionales respiratorias y pruebas radiológicas como Tac de alta resolución, antes de irse con el alta y durante el seguimiento

A los pacientes les harán pruebas funcionales respiratorias y pruebas radiológicas, tales como Tac de alta resolución, antes de irse con el alta y durante el seguimiento. El estudio prevé tener resultados en seis meses, y evaluará qué mecanismos están implicados en la fibrosis para discernir qué parte deriva de la covid-19: "De este modo, estudiaremos cómo podemos regular las secuelas porque no supongan la muerte a medio plazo o no se conviertan en una comorbilidad importante ", dice Molina.

Hoy por hoy, sin embargo, lo cierto es que no hay suficiente información para llevar a cabo un tratamiento: "Hay fibrosis pulmonares que permiten hacer una terapia y recuperar un poco la capacidad pulmonar, pero hablamos de fibrosis de causas desconocidas. En el caso de la covid, no tenemos ningún tratamiento específico aparte de detectarla precozmente y tratar de evitarla", sentencia Torrego.