Público
Público

"Se ha cumplido un sueño: la batalla fue larga y áspera"

El doctor Caralps realizó el primer trasplante de corazón en España hace 25 años

M. J. ALBALADEJO

La madrugada del 8 al 9 de mayo de 1984 el hospital de la Santa Creu y Sant Pau de Barcelona asistió a un acontecimiento histórico. Un equipo de cardiocirujanos,anestesistas y enfermeras realizaban el primer trasplante de corazón con éxito en España. El receptor fue Juan Alarcón, un joven de 29 años que sufría una enfermedad cardiaca terminal y cuyo pronóstico era de tres meses de vida.

La extracción del órgano se llevó a cabo en el hospital de Bellvitge, donde acababa de fallecer un hombre de 21 años en un accidente de tráfico. El doctor Bonnin y el doctor Caralps recuerdan que llevaban mucho tiempo esperando la oportunidad de realizar la operación y recibieron un gran impulso cuando otro equipo logró trasplantar con éxito un hígado. Oriol Bonnin fue el primer discípulo de Caralps. "Nos juntamos dos personas con características comunes; los dos amamos nuestra profesión y somos tozudos", dice.

En aquel momento las dificultades no sólo provenían del campo médico. La sociedad se encontraba dividida entre el deseo de avanzar hacia una mejor asistencia sanitaria y el conflicto moral que planteaba utilizar órganos de humanos fallecidos. Para el doctor Bayes, miembro del equipo quirúrgico, "la batalla fue larga y áspera".

Más de cinco mil trasplantes

Desde 1984 se han realizado en España más de 5.800 trasplantes cardíacos, y la esperanza de vida media supera los cinco años, aunque hay casos que sobrepasan los 20 años de supervivencia.

Sin embargo, Caralps se muestra crítico con el número de centros acreditados en España para llevar a cabo estas intervenciones y apuesta por concentrar los esfuerzos de los investigadores. Según afirma, se debería seguir el modelo británico donde sólo existen siete centros, de los cuales tres pueden implantar corazones artificiales.

En el futuro los equipos de cirugía cardiaca deberán enfrentar nuevos retos. El número de donantes jóvenes fallecidos en accidentes disminuye y deberán aprovecharse corazones "no tan aptos" para realizar trasplantes. Caralps destaca la importancia de una técnica, el trasplante heterotópico, en el que el receptor conserva su órgano al que se le "suma" quirúrgicamente el del donante complementando su actividad. Veinticinco años después, Caralps asegura que "se ha cumplido un sueño".

Robert Jarvik ha pasado a la historia por implantar en 1982 el primer corazón artificial que permitió al receptor vivir 112 días. Pero las investigaciones con bombas mecánicas para sustituir el órgano natural se remontan dos décadas atrás. En 1963 Paul Windell donó a la Universidad de Utah la patente sobre la cual desarrollaron sus trabajos el resto de investigadores.

Actualmente se trabaja sobre un modelo de corazón mecánico de cobertura orgánica. Este prototipo creado por Alain Carpentier en el Hospital Georges Pompidou de París reduce los riesgos de coagulación y rechazo, y estará disponible en dos años.