Público
Público

Detección precoz del cáncer Avanza el análisis de sangre para detectar 50 tipos de cáncer

El enfoque genético para el diagnóstico precoz de tumores da resultados alentadores tras varios años de trabajo.
El análisis muestra una gran sensibilidad en la fase inicial del cáncer de páncreas, de alta mortalidad y sin método de detección precoz.

Detección del cáncer
Los cánceres liberan ADN, distinto según el origen del tumor, que se detecta en el análisis de sangre (en rojo)./ANNALS OF ONCOLOGY

malen ruiz de elvira

Un análisis de sangre que sirve para detectar o descartar hasta 50 tipos de cáncer en una persona parece una buena idea. O quizás no tanto. En todo caso, es el camino que investiga desde hace varios años una empresa biofarmacéutica en colaboración con científicos de destacados laboratorios de Estados Unidos y Reino Unido y que ahora parece haber completado con éxito su primera etapa.

El test presenta solo un 0,7% de resultados falsos positivos, mucho menor que el porcentaje de mujeres a las que se diagnostica erróneamente en la actualidad cáncer de mama, por poner un ejemplo, según los resultados que publican los investigadores en la revista Annals of Oncology. Además, en casi el 90% de los casos positivos detectados el test predijo correctamente el tejido origen del tumor. Sin embargo, hacen falta más ensayos con muchos más pacientes, con el fin de evitar en todo lo posible que se descarte el cáncer cuando sí está presente (la sensibilidad media del test está ahora en un 55%) y además favorecer la detección de la enfermedad en su fase inicial en todos los tipos de tumores.

La base de esta técnica es genética y novedosa. En cada uno de los tumores se eliminan pequeños fragmentos de ADN, que llevan su firma correspondiente, y que pasan a la sangre. Solo queda identificarlos, un proceso complejo porque hay mucho más ADN suelto en la sangre y que se basa en un método indirecto aunque bastante efectivo por lo que se sabe hasta ahora. El enfoque echa mano, como tantas investigaciones hoy en día, del aprendizaje automático, con el entrenamiento de un algoritmo, que es el programa de reconocimiento y clasificación del ADN libre en la sangre. La base de datos para el entrenamiento es posiblemente la mayor del mundo y es propiedad de la empresa Grail.

El test manifestó una sensibilidad muy alta, del 67,3%, en las tres primeras fases de los 12 tipos de cáncer más letales (entre ellos los de pulmón, linfoma, ovarios, páncreas, estómago y vejiga) , que representan el 63% de las muertes por cáncer en Estados Unidos, pero esta sensibilidad bajó al 39% cuando solo se consideró la fase inicial y al 44% para el total de los 50 tipos de cáncer en las tres primeras fases. Cuando se tuvieron en cuenta los cánceres avanzados aumentó mucho la sensibilidad del test, lo que significa que sería de menos ayuda en esta fase porque ya han disminuido las posibilidades de tratamiento por el avance de la enfermedad.

En el estudio participaron más de 6.000 personas, diagnosticadas con cáncer no tratado y no diagnosticadas. Lo hicieron científicos de la Facultad de Medicina de Harvard, el Instituto Francis Crick y el University College London, financiados por la empresa Grail.

Este tipo de análisis de muchas variables sería de utilidad sobre todo para estudios de población, como parte de campañas masivas de detección precoz del cáncer. Los autores del trabajo reconocen que el análisis tendría que ser altamente específico, tener una sensibilidad lo suficientemente alta para resultar útil en el ámbito clínico y presentar un muy alto grado de acierto en la identificación del tejido de origen del cáncer. Solo de esta forma valdría la pena evaluar masivamente a pacientes asintomáticos.

Cultivo de células cancerosas de páncreas en las que el núcleo aparece en azul./NIH

"Que sepamos, este es el estudio genético clínico más numeroso hasta la fecha, en participantes con y sin cáncer, para desarrollar y validar un análisis de sangre para la detección precoz de múltiples cánceres", explica Michel Seiden, que ha dirigido el trabajo.

El director de la revista en la que se han publicado los datos, el francés Fabrice André, dice: "Esta investigación marca un hito y es un primer paso hacia el desarrollo de herramientas de cribado fáciles de usar. La detección más temprana de más del 50% de los cánceres podría salvar millones de vidas cada año en el mundo y reducir espectacularmente las complicaciones de los tratamientos agresivos". "Los números son pequeños", añade la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO), "pero el funcionamiento de esta nueva tecnología es especialmente interesante en el cáncer de páncreas, cuya tasa de mortalidad es muy alta porque se diagnostica normalmente en un estado avanzado". El análisis mostró una sensibilidad del 63% para este tipo de cáncer en su fase inicial. 

Las reacciones ante los resultados presentados han sido en general positivas, a pesar de las limitaciones del estudio. Entre estas se incluye que los pacientes con cáncer ya habían sido diagnosticados, que no está diseñado para establecer la posible salvación de vidas humanas con el uso de análisis, que en algunos de los participantes ha sido incompleto el seguimiento para descartar que desarrollen cáncer en el año siguiente y que hubo problemas en la detección de los tipos de cáncer relacionados con el virus del papiloma (cervical, anal y cabeza y cuello). Están en marcha, sin embargo, ensayos clínicos mucho más numerosos para mejorar la capacidad del test.