Público
Público

Espacio Todo lo que no sabías sobre la sonda Parker, que logrará 'tocar el  Sol' por primera vez

La sonda despega al fin este domingo desde Cabo Cañaveral (Florida), después de que el lanzamiento haya sido aplazado por tercera vez. Pero, ¿sabes por qué es tan importante?¿Cómo conseguirá una nave de apenas 65 kilos llegar hasta la estrella? ¿Cómo es posible que no se vaya a derretir? ¿Cuál es la historia detrás de su nombre?

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Impresión artística de la sonda solar Parker aproximándose al Sol. / EFE

La sonda solar Parker tendrá que esperar un día más para iniciar su viaje hasta el Sol. La NASA ha aplazado hasta el domingo el lanzamiento de la astronave, debido a un problema técnico. Este es el tercer retraso que sufre el proyecto.

El aplazamiento del lanzamiento previsto inicialmente para este sábado en la base de Cabo Cañaveral (Florida) se ha debido a un problema en el sistema de helio gaseoso que surgió momentos antes del despegue, según informan fuentes de la NASA y precisan que el cohete Delta IV Heavy de la compañía United Launch Alliance despegará a las 03.33 hora local (07.33 GMT) desde la base aérea de Cabo Cañaveral de la NASA con la sonda a bordo.

La agencia espacial asegura que todo está a punto para el inicio de una misión que han calificado de "histórica" y que ayudará a esclarecer los misterios que esconde el astro rey, al que no llegará hasta el mes de noviembre. Pero, ¿para qué sirve y qué implica realmente el lanzamiento de esta sonda?

¿Por qué se llama sonda Parker?

La sonda, que tiene un coste de 1.500 millones de dólares (1.200 millones de euros), llevará por primera vez el nombre de una persona en vida, el físico estadounidense Eugene Parker, de 91 años, quien desarrolló en los años cincuenta la teoría del viento solar.

"Es muy emocionante que finalmente podamos echar un vistazo a una región del espacio que nunca antes se había explorado. Estoy seguro de que habrá algunas sorpresas. Siempre las hay", dijo el propio Parker al periódico de la Universidad de Chicago, donde es profesor emérito.

¿Qué busca descubrir?

El escudo térmico resistirá temperaturas de hasta 1.400 grados centígrados. / EFE

Esta sonda recogerá información más cerca del Sol de lo que ninguna otra astronave lo ha hecho hasta ahora y permitirá resolver al fin por qué la atmósfera del astro rey está a más de un millón de grados mientras que la propia superficie solar está a 6.000 grados.

Esto en principio parece ilógico, ya que "normalmente, si tenemos una fuente de calor y nos alejamos de ella, el ambiente se enfría. Pero en el Sol sucede lo contrario", explica el astrofísico español David Lario, científico de la Universidad John Hopkins, creadora de la sonda.

"Esta misión es un tremendo desafío de ingeniería y ciencia. La información que nos dé va a revolucionar nuestro entendimiento del Sol", aseguró Juan Felipe Ruiz, ingeniero mecánico de la sonda Parker.

La sonda dará respuesta a una de las mayores incógnitas de la astrofísica y facilitará estudiar también otras estrellas

Por otro lado, las turbulentas dinámicas del Sol afectan directamente a la Tierra en forma de tormentas solares que pueden llegar a afectar los satélites, además de dificultar otras misiones espaciales o alterar las redes eléctricas de la propia Tierra. "Ahora podremos disminuir el tiempo y el error de los pronósticos de las tormentas solares", dice Yaireska Collado, física de la NASA.

Además de predecir las erupciones solares que llegan a la Tierra en pocos minutos, el estudio del Sol ayudará a "entender las otras estrellas que hay en el Universo", mediante el análisis al detalle de las partículas que expulsa la estrella que tenemos más cerca, además de su campo magnético y eléctrico.

Stuart Bale, el creador de uno de los cuatro instrumentos principales de los que consta la sonda, aseguró que los primeros datos que se obtendrán serán "revolucionarios". "Primero serán sólo un montón de números, pero el equipo tomará todos estos números y hará visualizaciones. Será sorprendente", aseguró el científico de la NASA.

¿Por qué no se derretirá?

Un científico posa junto a la sonda. / EFE

Tras años de investigación, el equipo dio con la manera de que la sonda resista a un calor equivalente a 500 veces lo que experimentamos en la Tierra y realizar, así, observaciones in situ.

Se trata de un escudo térmico que soportará temperaturas de 1.400 grados centígrados y mantendrá los instrumentos del interior de la aeronave a temperatura ambiente (30 grados centígrados).

De hecho, aunque la duración oficial de la misión es hasta 2025, la sonda extenderá su vida alrededor del Sol tanto cuanto dure su combustible, lo cual dependerá de las correcciones que el artefacto tenga que hacer para mantener siempre su escudo alineado con el Sol y evitar así que la aeronave se funda.

¿Cómo va a conseguir llegar hasta la estrella?

La sonda, de dimensiones pequeñas (65 kilos y 3 metros de altura), llegará a una distancia de 6 millones de kilómetros del Sol, lo que equivale a 4 centímetros de él si la Tierra estuviera a un metro del Sol.

Para llegar hasta la estrella, orbitará 24 veces a su alrededor y se irá acercando progresivamente a ésta con la ayuda de la gravedad de Venus. Finalmente, llegará a su punto más cercano en 2025, cuando se podrá reunir la información de más valor.

Además, alcanzará los 700.000 kilómetros por hora, la velocidad más alta que hasta ahora ha desarrollado cualquier otra nave construida por la humanidad. Una velocidad que equivale a viajar entre Nueva York y Tokio en un minuto y que permitirá a la sonda alcanzar el Sol en noviembre.