Público
Público

Google podría tener ''hackers'' internos en China

El buscador se está replanteando salir del país asiático y esperar poder negociar con el gobierno en las próximas semanas

PÚBLICO.ES / REUTERS

Google está investigando si uno o más empleados de su oficina en Pekín (China) están detrás del ciberataque que el buscador sufrió a mitad de diciembre a partes específicas de sus servicios. El ataque provocó que una treintena de empresas resultaran afectadas y tuvo como consecuencia el robo de su propiedad intelectual.

Los medios locales, citando fuentes anónimas, informaron que algunos empleados de Google China tuvieron acceso denegado a los servicios internos después del 13 de enero, mientras algunos miembros del personal fueron despedidos y otros trasladados a diferentes oficinas en las operaciones de Google en Asia. Google declinó hacer comentarios. "No comentamos los rumores y la especulación. Esta es una investigación, y simplemente no podemos comentar los detalles'', dijo un portavoz de la compañía.

Aprovechando este episodio, el motor de búsquedas más popular del mundo anunció la semana pasada que estaba pensando retirarse de China, el mercado más grande del mundo en Internet. Sin embargo, ahora la situación ha cambiado: de confirmarse el ataque interno, el buscador podría replantearse abandonar el país asiático. De hecho, en las próximas semanas espera entablar conversaciones con el Gobierno chino.

A este respecto, China ha intentado poner calma a la amenaza de salida de Google al decir que había muchas formas de resolver el problema, pero insistió en que las empresas extranjeras, incluida Google, debían atenerse a las leyes chinas .

Analistas de seguridad comentaron a Reuters que el programa ''malware'' usado en el ataque a Google era una modificación de un troyano llamado Hydraq. Un troyano es un programa malicioso que, una vez dentro del ordenador, permite a alguien acceso no autorizado. La sofisticación del ataque estaba en el conocimiento de a quién se atacaba, no en el programa en sí, dijeron los analistas.