Público
Público

HP compra Palm por 910 millones de euros

La adquisición de Palm permitirá a HP participar de una manera más agresiva en el lucrativo negocio de los smartphones

EFE

La compañía de equipamiento y productos informáticos Hewlett Packard (HP) anunció que ha alcanzado un acuerdo con el fabricante de hardware Palm para hacerse con el control de esa empresa por 1.200 millones de dólares (910 millones de euros).

Los Consejos de Administración de ambas compañías ya han aprobado una operación por la que HP se haría con el control de Palm, especializada ahora en la fabricación de los llamados teléfonos inteligentes, a cambio de un precio de 5,7 dólares en efectivo por cada acción común de la compañía adquirida.

"El innovador sistema operativo de Palm (WebOS) provee una plataforma ideal para expandir la estrategia de movilidad de HP y crear una experiencia HP única que abarcará múltiples dispositivos móviles", dijo en un comunicado Todd Bradley, vicepresidente ejecutivo de esta compañía.

El WebOS fue una de las mayores apuestas de Palm y con él funciona el teléfono Pre, presentado el pasado junio, así como otro de sus modelos, el Pixi, que se sacó al mercado en noviembre, aunque las ventas de ninguno de los dos han respondido a las perspectivas de la empresa.

La adquisición de Palm permitirá a HP participar de una manera más agresiva en el lucrativo negocio de los smartphones o teléfonos inteligentes, algo que reconoció el propio Bradley en el mismo comunicado, en el que subrayó "las significativas oportunidades" que ofrece el sector.

"HP quiere ser un líder en ese mercado"

"HP quiere ser un líder en ese mercado", aseveró el vicepresidente ejecutivo de la compañía, quien informó de que la operación, pendiente aún de aprobación por parte de las autoridades reguladoras estadounidenses y de otros países, así como de los accionistas de Palm, podría culminar en el tercer trimestre del año.

La noticia de que Palm buscaba comprador se filtró a la prensa estadounidense a principios de abril, cuando incluso se barajó que la compañía podría buscar capital o ceder la comercialización de su sistema operativo como medidas alternativas para asegurarse su viabilidad.