Público
Público
Únete a nosotros

Internet Explorer se renueva para recuperar el primer puesto

Microsoft presenta la versión 9 de su navegador, que ha perdido cuota de mercado en favor de Chrome y Firefox. Sólo podrá instalarse en sistemas Windows 7 o Vista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Microsoft sabe que tiene que renovarse en internet. El auge de los sitios sociales y el crecimiento del número de usuarios que quieren estar en contacto permanente y de forma sencilla obligan a ello. La compañía presentó ayer la versión definitiva en español de su nuevo navegador, Explorer 9, que representa la visión de la compañía sobre lo que debe ser un 'navegador social'.

Windows tiene cerca de mil millones de clientes en todo el mundo, según sus cifras, y ese es el público potencial que Microsoft quiere trasladar a Explorer 9. El reto es importante, porque no todos los usuarios de su sistema operativo podrán instalarlo. Esta versión sólo estará disponible para los sistemas operativos Windows 7 y Vista. 'XP es muy buen sistema operativo, pero tiene diez años. Para dar un paso adelante en la navegación no podíamos limitarnos a lo que puede hacer XP', explica el responsable de negocio del área online de Microsoft, Jesús Redondo. 'Explorer 9 es un navegador con una interacción más visual, y eso no es posible con XP', añade.

Hubo un tiempo en el que Microsoft dominó ampliamente el mercado con sus diferentes versiones de Explorer pero el lanzamiento de Firefox, de código abierto, redujo esa hegemonía. Hoy, las cifras de Explorer en Europa siguen siendo buenas si se interpretan de forma aislada, ya que el navegador mantiene casi la mitad del mercado (un 49,1% con datos de la compañía de análisis AT Internet). Pero la tendencia es descendente. Firefox fue el navegador que más daño le hizo a Explorer en el pasado, aunque, según diferentes estudios, el enemigo más duro para recuperar lo perdido será Chrome, lanzado por Google en 2008.

El último informe de AT Internet, con datos de enero de este año, muestra que Explorer ha perdido una media de nueve puntos en el último año, mientras que el crecimiento de Firefox, con un 29,5%, parece haberse estancado. Chrome ha pasado de un 4,5% en enero de 2010 a un 10,9% en el mismo momento de 2011 'ayudado por el imperio Google', matiza el estudio. Safari (7,4%) y Opera (2,4%) se afianzan en el cuarto y quinto puesto.

'Después de años de estancamiento en los navegadores debido a una situación de monopolio, Firefox llegó para ofrecer la velocidad, seguridad y personalización que los usuarios querían. Siete años más tarde, la competencia ha obligado a los fabricantes a mejorar sus productos. La web es ahora un lugar mejor', expone el presidente de Mozilla Europa, Tristan Nitot.

En España, la situación no difiere en exceso de la de Europa: Explorer ha perdido 11 puntos y Chrome ha ganado ocho (un 56,5% contra un 13,1%) en el último año. Firefox se mantiene en un estable 23%. 'Firefox tiene un nicho de mercado que le es muy fiel y Chrome está creciendo muy rápido', reconoce Redondo. 'Nuestra respuesta a ello es Explorer 9, que ofrece una forma nueva de interactuar con la web, algo que no ofrecen los demás', comenta.

En este mapa, Firefox y Chrome se presentan como unos aliados peculiares. Mozilla y Firefox, las empresas que están tras ellos, tienen una situación que es definida por Nitot como 'coopetición: la mezcla de cooperación y competición'. Para Mozilla, Google necesita de un navegador que no pertenezca a uno de sus competidores en otros ámbitos. Firefox envía tráfico al buscador de Google, a diferencia de Explorer, que puede configurarse pero que por defecto lo envía a Bing, el buscador de Microsoft. 'Esta es la razón por la que Chrome compite sobre todo con Explorer, no con Firefox', añade Nitot.

Tanto Explorer 9 como Firefox 4, cuya versión definitiva se lanzará esta semana, han aprendido de Chrome que un navegador no tiene por qué tener decenas de botones visibles. Sus últimas versiones van en esa dirección, aunque cada uno de ellos aporta sus peculiaridades. Firefox se ha centrado en simplificar el diseño del navegador y en reducir el consumo de recursos. Microsoft, que considera que los navegadores sólo aprovechan un 10% de las capacidades de un PC, también ha minimizardo su diseño y le ha añadido posibilidades visuales integradas con Windows.

'Explorer 9 está hecho desde cero. Crear algo diferente no requería una evolución de lo que ya existía sino algo nuevo', detallan en Microsoft. Con un diseño similar al que puso en marcha Vista con su interfaz gráfica Aero, Explorer permite anclar a la barra de tareas del sistema operativo las páginas web. De esa forma, como ya puso en marcha el navegador Rockmelt (ver despiece) el usuario no necesita entrar en Twitter, Facebook o las páginas de noticias para ver si el contenido se ha actualizado.

Será el propio botón anclado a la barra de tareas el que le informe de que ha habido cambios en esas páginas. 'Ya no hace falta que sea el usuario el que proactivamente entre en los sitios para ver las novedades que hay. Ahora puede estar haciendo otra actividad y ver de forma automática lo que sucede o previsualizarlo', explica Redondo.

Microsoft está trabajando para que los usuarios dejen de utilizar Explorer 6, un sistema lanzado en 2001 y que en España aún utilizan un 3,3% de los usuarios, sobre todo empresas que han basado parte de sus programas corporativos en este navegador. El problema reside en que esta versión, que en países como China ronda el 34%, no cumple con algunos estándares de creación de páginas web y los programadores se ven obligados a adaptar el código si quieren que sus webs se vean bien. Ahora, Microsoft aspira a alcanzar una cuota de mercado del 20% para el verano con Explorer 9.

Consciente de que la cuota global también es importante, de que Firefox y Chrome vienen con fuerza y de que sólo los usuarios con Windows Vista o 7 podrán descargar la última versión de Explorer, Microsoft anima a la actualización. 'Explorer 8 es lo mejor que podemos ofrecer para los usuarios con XP', explican.

Rockmelt es un navegador de código abierto creado a partir de Chromium, el proyecto que alumbró Chrome. Flock es su homólogo a partir de Firefox, con tecnologías de Mozilla. Además de para Windows y Mac, como Rockmelt, Flock también está disponible para Linux. Ambos navegadores están centrados en facilitar el acceso y la actualización de las redes sociales e incluyen en sus barras laterales un acceso directo a los contactos. Para ver las actualizaciones de las redes no es necesario abrir nuevas pestañas. En el caso de Rockmelt, los contactos se muestran en una barra que aparece a la izquierda del navegador, mientras que el lateral derecho se reserva para el acceso a noticias y RSS.