Público
Público

Madrid acoge a los jóvenes talentos europeos

Una edición especial de Campus Party recibe a 800 jóvenes científicos e informáticos seleccionados por su trabajo

BLANCA SALVATIERRA

Madrid acoge hasta el domingo una edición especial de la Campus Party, el mayor evento de tecnología e innovación que se celebra en España. La cita, que forma parte de la agenda oficial de la Presidencia Española de la UE, reúne a 800 jóvenes de los 27 países de la UE para debatir sobre el futuro de la ciencia, la tecnología y la innovación.

La filosofía de Campus Party, de hecho, ha cambiado con esta edición. Al contrario que en anteriores, en las que se pretendía reunir al mayor número de campuseros (6.000 personas asistieron a la última convocatoria en Valencia), el evento de Madrid ha seleccionado a científicos y programadores informáticos por los trabajos y proyectos enviados a la organización. Uno de los aspectos que sí se mantiene inmutable es el gran ancho de banda del que disfrutan los asistentes: 2,5 gigabits por segundo, una cifra 500 veces superior a la velocidad más contratada en España. La ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, fue la encargada de inaugurar la cita, a la que definió como "el escaparate de vanguardia del talento".

El robot ICub se utiliza para estudiar cómo funciona el aprendizaje

Una de las zonas más visitadas fue ayer Campus Bot, donde se recogen proyectos experimentales de robots realizados por los propios campuseros. Los asistentes presentan sus trabajos en cada una de las áreas a un grupo de expertos, que seleccionará a uno de ellos que, además de un premio de 3.000 euros, asistirá al foro europeo de tecnología ITC 2010, que se celebrará en otoño. En el evento se ha presentado todo tipo de propuestas, desde un cuadrúpedo robótico de dos jóvenes malagueños a una máquina eslovena cuya principal característica es que sabe esquiar.

El humanoide más llamativo es ICub, resultado de un proyecto de código abierto apoyado por la Comisión Europea. Con el aspecto de un niño de unos tres años, este robot va un paso más allá de las máquinas capaces de recoger y golpear objetos. La idea del proyecto es estudiar la cognición humana. Para ello, se ha tratado de desarrollar un robot que aprenda de sus errores y aciertos como lo haría un niño.

El proyecto ganador de cada una de las tres áreas recibirá 3.000 euros

Otra de las áreas más visitadas es la zona de modding, donde los asistentes exponen sus ordenadores modificados. En esta ocasión, además de las máquinas con formas imposibles, los conocimientos de los asistentes se han puesto a prueba para construir máquinas capaces de funcionar con un consumo reducido. Los organizadores se muestran convencidos de que estos expertos, que mezclan electrónica e informática, pueden explorar el rendimiento de las máquinas más allá de lo previsto por los propios fabricantes.

Durante el evento se impartirán también decenas de conferencias y cursos sobre el futuro de los microprocesadores, el agotamiento de las direcciones en Internet o el proyecto marciano ExoMars.

Proyectos futuristas de jóvenes científicos

Transporte: Un coche que se pliega al aparcar

El Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) trabaja en el coche eléctrico Hiriko desde hace seis años. Este biplaza, que no supera los 50 km/h y que se recarga en unos 12 minutos, es la apuesta por una nueva generación de vehículos más económicos para moverse por la ciudad. En Campus Party puede verse una maqueta motorizada que permite apreciar la forma en la que se pliega para aparcarlo en espacios reducidos. Un grupo de empresas vascas –entre ellas, Epsilon Euskadi y Denokinn– trabaja con ingenieros del MIT en su fabricación y calculan que saldrá a la venta en 2012 a un precio aproximado de 9.000 euros.

Protocolo: El humanoide que puede ser recepcionista

Los científicos españoles de la compañía de investigación y desarrollo de robots humanoides PAL Robotics han presentado su proyecto más avanzado. Reem-H es capaz de localizarse en un mapa que se le ha programado con anterioridad para que pueda guiar a los visitantes por él. Su responsable de software, Francesco Ferro, lo define como un “robot de servicio”. Está convencido de que, en un futuro, quienes acudan a un museo se dejarán guiar e interactuarán con humanoides. Reem-H está equipado con una pantalla táctil mediante la que se le pueden dar las órdenes.

Ocio: El grafiti se hace digital con un mando

Un equipo supervisado por Jan Sieber, ingeniero de la Universidad Bauhaus (Alemania), ha mostrado en Campus Party un proyecto de grafiti virtual que utiliza como base tecnológica el mando de la consola Wii de Nintendo. Wii Spray, desarrollado durante un año por tres personas, cuenta con un lienzo y un bote similar a los ‘sprays’ tradicionales, que incorpora en su interior el mando de Wii. El usuario puede seleccionar el color y el tamaño del difusor y ‘pintar’. Wii Spray es un desarrollo independiente que no cuenta con el respaldo oficial de Nintendo.

Arte interactivo: Una almohada relajante al tacto

Dreaming Pillow es un proyecto con seis meses de vida a medio camino entre el arte y la tecnología. La idea de sus creadores consiste en fusionar los objetos con una proyección relajante. Las imágenes que muestra la almohada cambian en función de cómo y dónde se presione con las manos. Uno de sus creadores, Olivier Oswald, explicó ayer que el proyecto Dreaming Pillow pretende “trasladar las sensaciones oníricas a los objetos materiales, revivir los sueños más poéticos”. Esta proyección interactiva es un prototipo sin planes de comercialización a corto plazo.