Público
Público

Más de 300 renos mueren en Noruega durante una tormenta eléctrica

Los cuerpos de los animales fueron encontrados en un área de entre 50 y 80 metros de diámetro.

Imagen de los renos salvajes muertos tras la caída de un rayo en Hardangervidda (Noruega). REUTERS / Havard Kjotvedt / SNO / Miljodirektoratet / NTB Scanpix

AGENCIAS

COPENHAGUE.- Una tormenta eléctrica ha causado la muerte a 323 renos en el parque natural de Hardangervidda, al sur de Noruega, informaron este lunes las autoridades de este país nórdico.

Los cuerpos de los animales, que fueron descubiertos tendidos unos encima de otros por un vigilante el viernes por la noche e incluyen tanto a adultos como crías, fueron encontrados en un área de entre 50 y 80 metros de diámetro.

Los renos suelen agruparse cuando están en peligro. No estaba claro si el grupo murió al ser alcanzado por un solo rayo o por varios. Cinco de los 323 animales fueron hallados vivos, pero con graves lesiones y fueron sacrificados por funcionarios de la agencia de vida silvestre.

"Es algo muy especial. He oído hablar de ganado muerto por rayos antes, pero no en proporciones tan grandes", declaró este lunes Knut Nylendde la estatal Agencia para el control de la naturaleza (SNO, por sus siglas en noruego), a la televisión pública NRK. Nylend señaló que es usual que los renos se concentren en zonas reducidas, sobre todo en caso de mal tiempo.

El parque natural de Hardangervidda estuvo extremadamente húmedo el viernes, lo que ayuda a la conductividad eléctrica. "La alta humedad tanto en el suelo como en el aire probablemente explica por qué murieron tantos animales", escribió en un comunicado Olav Strand, investigador del Instituto Noruego para la Investigación de la Naturaleza.

Personal de la SNO ha recogido este fin de semana pruebas para analizar los restos, aunque las autoridades todavía no han decidido qué hacer con los cuerpos.

Hardangervidda es el área más grande dedicada a la cría del reno salvaje en Noruega, con una población de entre 10.000 y 11.000 ejemplares en 8.130 kilómetros cuadrados. Los cazadores tienen permiso para abatir a 2.000 al año para abastecerse con carne.