Público
Público

¿Materia oscura en vez de agujero negro? Una alternativa osada para el centro de la Vía Láctea

Nuevos indicios sobre la naturaleza del objeto compacto súper masivo Sagitario A, objeto del premio Nobel del año pasado. 

Nuevo panorama del centro de la Vía Láctea en rayos X (naranja, verde, azul y violeta)  y radio (gris y lila).
Nuevo panorama del centro de la Vía Láctea en rayos X (naranja, verde, azul y violeta) y radio (gris y lila). NASA / NRF

Una nueva y espectacular imagen del centro de la Vía Láctea, ese lugar de extrema actividad supuestamente habitado y gobernado por un agujero negro súper masivo, muestra con gran detalle la región e incluye fenómenos enigmáticos gobernados por el magnetismo y la relatividad. Sin embargo, un grupo de astrónomos se atreve, también ahora, a negar la mayor y apuesta por que el agujero negro, llamado Sagitario A y sujeto del premio Nobel de física de 2020, sea en realidad una gran masa de materia oscura

El centro de la Vía Láctea es un lugar muy difícil de observar desde el Sistema Solar porque, a pesar de su cercanía relativa, en medio hay grandes y densas nubes de gas y polvo. La nueva imagen es un mosaico que combina numerosas observaciones hechas en frecuencias no visibles, con el telescopio espacial Chandra en rayos X y con el radiotelescopio Meerkat en frecuencias de radio. Abarca regiones por encima y por debajo del plano galáctico, donde se encuentra la mayoría de las estrellas.

Lo que no se ve en el nuevo panorama, lógicamente, es el agujero negro, aunque sí el resultado de fenómenos inducidos por esta zona de enorme densidad, como chorros de materia eyectados en regiones próximas. Tampoco se podría ver si fuera en realidad una gran masa de materia oscura, que es lo que cree un grupo de astrónomos del Centro Internacional de Astrofísica Relativista (ICRA) de Italia, en su mayoría de países sudamericanos. "Los datos del movimiento de las estrellas S alrededor del centro galáctico recogidos durante los últimos 28 años implican que Sagitario A alberga un objeto compacto súper masivo de unos 4 millones de masas solares, un resultado que mereció el premio Nobel de Física de 2020", señalan los investigadores, entre ellos Jorge Armando Rueda. Se ha aceptado de forma no crítica que este objeto es un agujero negro, arguyen los científicos, y existen indicios de que no lo es. Entre estos indicios citan la trayectoria de una nube de gas llamada G2 que no fue absorbida en 2014 por el agujero negro a pesar de su proximidad y la ausencia de observaciones a distancias cercanas al horizonte de sucesos que confirmen su existencia.

Tras haber presentado anteriormente la hipótesis de la materia oscura en el centro de la galaxia, los astrónomos han hecho una simulación de la Vía Láctea con el movimiento de las 17 estrellas cercanas más estudiadas, los datos de rotación del halo externo de la galaxia y una masa de materia oscura en su centro. Tras ejecutar la simulación creen que su hipótesis sale reforzada. Aventuran además que lo que hay en el centro galáctico es un denso núcleo de darkinos, unas hipotéticas partículas del tipo de los fermiones, que tendrían en esta configuración características muy similares a las que se atribuyen a un agujero negro. En inglés, el lenguaje de la ciencia, "dark" significa oscuro. 

Hay que recordar que se desconoce la composición de la materia oscura, cuya presencia se infiere de la propia existencia de las galaxias, en las que falta masa observable para evitar su desaparición. Actualmente se estima que la materia oscura forma el 27% del contenido del Universo, mientras que la visible solo es el 5%. El resto sería la también misteriosa energía oscura.

Incluso si tuvieran razón estos investigadores, el jurado del premio Nobel no se habría pillado los dedos porque se dio a dos astrónomos exactamente "por el descubrimiento de un objeto compacto súper masivo en el centro de nuestra galaxia", aunque sí se mencionaba que un agujero negro era la única explicación entonces disponible para lo observado. Por ahora, sigue siendo la más convicente. 

Los dos artículos con el resultado de los trabajos citados (la nueva imagen y la hipótesis de la materia oscura) se publican en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.