Público
Público

Medio ambiente Descubren que el cambio climático atrae a las ballenas jorobadas al Mediterráneo 

Un estudio científico que acaba de publicarse en la prestigiosa revista 'Regional Studies in Marine Science' revela que el Mediterráneo se ha convertido en una zona de alimentación de ballenas jorobadas debido al cambio climático.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La especie de ballena jorobada ha llegado a medir hasta 16 metros de longitud y pesar 43 toneladas - EFE

La presencia de ballenas jorobadas en el Mediterráneo se había considerado hasta la fecha como algo inusual por parte de la comunidad científica. Las visitas al Mediterráneo de esta especie, uno de los rorcuales más grandes que existen, llegando a medir hasta 16 metros de longitud y alcanzando un peso de 36 toneladas, eran muy puntuales y según los estudios elaborados hasta la fecha se atribuían a la desorientación.

Las ballenas jorobadas realizan largas rutas de migración desde los polos (norte y sur), donde se localizan las zonas de alimentación hasta el ecuador para reproducirse en las 15 zonas de reproducción detectadas por la comunidad científica hasta el momento.

Esta especie ha empezado a cruzar el Estrecho de Gibraltar en busca de alimento

Hasta la realización de este estudio ninguna de esas zonas era el mar Mediterráneo. Sin embargo, cuando en primavera del año 2016 un individuo juvenil de ballena jorobada fue detectado a bordo de un barco dedicado al avistamiento de cetáceos en la zona, se inició un estudio pormenorizado y minucioso de los avistamientos de esta especie en el Mediterráneo que ahora acaba de publicarse.

Según los investigadores Jose Carlos García-Gómez, Espada Ruíz y Olaya-Ponzone, autores del artículo científico ‘Humpback whale in the bay of Algeciras and a mini-review of this species in the Mediterranean’ publicado en la prestigiosa revista Regional Studies in Marine Science, no hay dudas de que esta especie ha empezado a cruzar el Estrecho de Gibraltar en busca de alimento. Para ello los investigadores han realizado un análisis exhaustivo de bases de datos de cartografía de satélites estudiando las concentraciones de clorofila, cruzando esos datos con los avistamientos de jorobadas de las que había evidencia fotográfica.

“En los últimos años se han producido cambios tanto en las condiciones climáticas como en la temperatura del mar, siendo estas afirmaciones verificadas por muchos estudios”, explican los investigadores. La presencia de ballenas jorobadas coincidiendo con explosiones de krill ártico en el Estrecho de Gibraltar, que se detectaron por arribazón junto a peces linternas, que posiblemente ascendieron desde zonas profundas a depredarlo, “podría anunciarnos que en un futuro próximo los avistamientos de esta especie podrían aumentar en el Mediterráneo”, auguran sus autores que consideran “imperativo” que se desarrollen ya planes de contingencia y conservación de esta especie en este mar.

Según relatan sus autores, el ejemplar que originó el estudio que ahora ha visto la luz fue estudiado “durante casi un mes, haciendo el seguimiento del animal dentro de la bahía de Algeciras, realizándose una exhaustiva toma de datos acompañada de fotografías para su foto-identificación y rastreo del animal en el futuro, así como para comprobar que éste no presentaba ningún tipo de problema”. La ballena fue observada durante dos periodos de días consecutivos que coincidían con mareas vivas, estando ausente durante los periodos de mareas muertas, explican.

Estas ballenas proceden probablemente del Atlántico norte

Durante las campañas de observación, la ballena exhibió comportamientos de alimentación, efectuando inmersiones de diferente duración rodeada de ferrys, cargueros, actividades comerciales y recreativas. Además, también se produjo la detección de posibles presas -tanto vivas como varadas en las costas de la zona- asociadas a estas especies, como cangrejos nadadores (Liocarcinus depurator), krill del norte (Meganyctiphanes norvegica) y peces linterna (Myctophum punctatum).

Este acontecimiento, dio una pista sobre la razón de la presencia de esta especie de ballena en este mar. “El hecho de que la mayoría de los animales avistados sean juveniles -salvo un avistamiento histórico de una madre y una cría- y además solitarios, indica que estas ballenas proceden probablemente del Atlántico norte con dos zonas atlánticas de reproducción hacia el sur, hacia donde migran".