Público
Público

Nuevas formas de vida en una futura mina submarina

El estudio del fondo del mar en una zona del Pacífico rica en minerales halla especies nuevas para la ciencia

Publicidad
Media: 4
Votos: 4

Una nueva medusa, sobre los nódulos polimetálicos del fondo del mar, hallada en el estudio de la zona Clarion-Clipperton. DIVA AMON/CRAIG SMITH

MADRID.- Una llanura inmensa de cantos rodados que contienen una docena o más de minerales diversos, muchos de gran demanda, parece un sueño minero. Solo hace falta recogerlos. Si la llanura está en el fondo del mar, a gran profundidad, el tema se complica pero tampoco es ya imposible.

Por eso existen planes para explotar los yacimientos de los fondos marinos, en los que se hallan las mayores reservas de minerales de la Tierra. Conocer la vida que hay en ellos es un requisito indispensable antes de proseguir con los planes de explotación.

La zona más importante de esta nueva frontera en la actualidad es la de Clarion-Clipperton, en el Pacífico Ecuatorial, casi tan grande como Estados Unidos. En el extremo este se ha hecho el primer estudio biológico de una futura mina “a mar abierto” minera para la que tiene un permiso de exploración la empresa británica UK Seabed Resources.

Estos estudios son obligatorios, según las normas de la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos (ISA), una organización bajo el paraguas de la ONU que regula las actividades en los fondos oceánicos fuera de las áreas de jurisdicción nacional. Estos fondos, que no son de ningún país, suponen casi el 50% de la superficie emergida terrestre, aunque muchos Estados están reclamando una ampliación de su plataforma continental para tener derechos sobre los fondos marinos ahora adyacentes.

Lo que ha encontrado el equipo de investigación es que existe una considerable y hasta ahora ignorada diversidad de animales mayores de dos centímetros (megafauna abisal) y que su abundancia parece estar relacionada directamente con la de los nódulos polimétálicos, que es el nombre técnico de las piedras ricas en minerales del fondo del mar.

Un pepino de mar, sobre un yacimiento de nódulos polimetálicos. DIVA AMON/CRAIG SMITH

Los científicos, de la Universidad de Hawai, utilizaron robots submarinos operados a distancia para explorar cinco zonas de la concesión minera a alrededor de los 4.000 metros de profundidad y caracterizar así la abundancia y diversidad de los ecosistemas.
“Las mayores sorpresas fueron la gran diversidad, el alto número de nuevas especies y el hecho de que más de la mitad de las especies observadas parece depender de los nódulos, la parte de su hábitat que se extraerá si se explota la zona”, explica Diva Amon, que ha dirigido el estudio.

Se han observado 180 formas de vida diferentes en los vídeos pero se cree que existen más. Las especies más abundantes son de cnidarios (que comprenden medusas, anémonas y corales) y de equinodermos (erizos, pepinos y estrellas de mar), de los que ya se conocen miles de especies. La nueva investigación confirma que hay todavía más especies, ya que se extrajeron para su estudio 18 ejemplares de esponjas, corales y anémonas, entre otros, que representan 12 especies, más de la mitad de las cuales eran desconocidas hasta ahora. También es de resaltar que la cuarta especie más abundante observada, el octocoral Abyssoprimnoa gemina, pertenece a uno de los géneros más recientes descritos.

El estudio también ha servido para evaluar la abundancia de los nódulos en el fondo del mar, que en algunas zonas cubre el 50% de la superficie a simple vista. Los nódulos contienen sobre todo cobre, níquel, cinc, cobalto y manganeso, además de tierras raras.

No son el único objetivo de la exploración minera, aunque sí el más accesible. También están las chimeneas de sulfuros polimetálicos, en las que hay asimismo oro, plata y platino y las costras de ferromanganeso de algunas montañas submarinas, que son ricas en cobalto.

El estudio, publicado en Scientific Records, forma parte del proyecto internacional Abyssline, en el que participan seis países, que publicará próximamente más resultados sobre la misma zona. Se ha hallado una gran diversidad de macrofauna (crustáceos, gusanos, moluscos y otros invertebrados entre los dos centímetros y los 3 milímetros de tamaño), que se detallará en un estudio de próxima publicación.

“Para poder gestionar de forma efectiva este área y mitigar el impacto ambiental de la minería a gran profundidad en Clarion-Clipperton, es esencial el conocimiento básico de la abundancia, diversidad y rango de las especies de megafauna, un componente clave de este ecosistema”, dice Craig Smith, director científico del proyecto. Hasta ahora la ISA ha concedido una docena larga de concesiones mineras, todas ellas en Clarion-Clipperton. UK Seabed Resources es una filial de la multinacional Lockheed Martin.