Público
Público

Pseudociencias Catalunya multa por tercera vez al curandero Josep Pàmies, esta vez con 600.000 euros

El polémico agricultor suma ya más de 720.000 euros en sanciones por la promoción de falsos remedios prohibidos por Sanidad, como el MMS (Miracle Mineral Solution), un derivado de la lejía. Pàmies cree que se limita su libertad de expresión.

Publicidad
Media: 3.60
Votos: 5

Josep Pàmies. EP

La Generalitat de Catalunya está en plena guerra contra el curandero y agricultor Josep Pàmies por sus remedios pseudocientíficos. La última multa asciende a 600.000 euros por la promoción del MMS (Miracle Mineral Solution), un derivado de la lejía prohibido por la Agencia Española de Medicamentos desde el año 2010 y que presenta como cura para enfermedades como el autismo, el ébola, la malaria, la leucemia o incluso el cáncer.

Según informa El Periódico, se trata de la tercera multa que recibe Pàmies y su asociación 'Dulce Revolución'; por un lado, recibió una sanción de 30.000 euros por la venta y promoción de falsas plantas medicinales contra el cáncer o la leucemia (ya abonada con descuento) y, por otro, otra de 90.001 euros por la promoción del MMS.

Asimismo, Salud acusa a Josep Pàmies de ser "el promotor y organizador" de una conferencia sobre el MMS que tuvo lugar en Balaguer el 14 de octubre de 2018 y que la hizo accesible al público en general difundiéndola en directo por Facebook, informa La Vanguardia.

El Departamento de Salud ha informado de que el agricultor ha cometido una infracción "en la difusión de productos o preparados con fines medicinales que no están autorizados como medicamentos, como es el caso del producto MMS en el tratamiento del autismo y otras enfermedades humanas".

En todos estos casos, la Generalitat acusa a los curanderos de infringir el artículo 5 de la Ley de garantías y uso racional de medicamentos y productos sanitarios aprobado por el Real decreto legislativo 1/2015 del 24 de julio.

Pàmies ha manifestado, en declaraciones a la agencia ACN citadas por La Vanguardia, su indignación por esta nueva sanción y ha acusado en el Govern y al Departamento de Salud de limitar la libertad de expresión.

El curandero dispone de 15 días para presentar alegaciones.