Público
Público

Regreso al abismo del océano 51 años después

Virgin presenta una nave para explorar las fosas marinas

AGENCIAS / N. D.

Lo mejor de ser multimillonario es convertir tu vida en una película de aventuras o, al menos, hacer publicidad de ella.

Eso es lo que hizo el martes Richard Branson, dueño de la aerolínea Virgin y la compañía de vuelos suborbitales Virgin Galactic, que pretende comenzar a operar este año. Branson anunció cinco expediciones a los puntos más profundos de cada océano a bordo de un pequeño submarino tripulado que presentó en los muelles de Newport Beach (California, EEUU).

La nave bajará este año a la fosa de las Marianas, algo que sólo se hizo en 1960

Ahora que los viajes privados al espacio están "tentadoramente cerca", dijo Branson, "el último gran reto de los humanos es explorar las profundidades de los océanos", informa AFP. El primer viaje, previsto para este año pero sin fecha concreta, será al mayor abismo del mundo, la fosa de las Marianas, a más de 11.000 metros de profundidad. La presión que ejercerá el agua sobre la cabina del submarino en sus tenebrosas aguas, a más de 2.000 kilómetros al este de Filipinas, será de 6.000 toneladas, o dos veces el peso de un transbordador espacial, según Virgin Oceanic, el nuevo sello de Branson. Tal vez por eso el millonario ha cedido el honor del primer viaje al piloto Chris Welsh, que tripulará el submarino, de cinco metros y medio de largo.

La nave emulará al Trieste, un sumergible de 18 metros con el que el hombre visitó por primera y única vez la fosa de las Marianas en 1960.

El proyecto sorprende por el diseño de la nave, más parecida a un avión (con alas incluidas) que a un robusto batiscafo como el Nau-tile francés, que sólo puede llegar hasta los 6.000 metros. Además, el submarino de Branson será el primero capaz de desplazarse hasta diez kilómetros a esas profundidades, según Virgin.

"Parece de ciencia ficción, pero tal vez funcione", opina Ángel González, investigador del CSIC que ha descubierto una nueva especie de cefalópodo albino en aguas profundas gracias a imágenes captadas por el Nautile. "Seguro que hay vida ahí abajo", añade González.

Si todo sale bien, Branson será el siguiente en hacer inmersión para convertirse en el primer hombre en llegar al fondo de la fosa de Puerto Rico, a 8.600 metros bajo el océano Atlántico. Otros tres viajes de Virgin explorarán otras tantas fosas del Índico, el Ártico y el Antártico antes de 2013.