Público
Público

La técnica de la oveja 'Dolly' puede evitar enfermedades

Un estudio emplea el método para bloquear la herencia materna de un tipo de defecto genético

AINHOA IRIBERRI

La transferencia nuclear, la técnica que en 1996 sorprendió al mundo al hacer posible la creación del primer animal clónico, la oveja Dolly, podría tener ahora una utilidad directa para la salud humana. Según un estudio publicado hoy en Nature, esta técnica sirve para prevenir la herencia de las enfermedades del ADN mitocondrial, producidas por mutaciones que se detectan en 1 de cada 250 nacimientos y que afectan a cerca de uno de cada 10.000 adultos. Los autores, de la Universidad de Newcastle (Reino Unido), probaron la técnica con células humanas y lograron demostrar que el embrión resultante no hereda las mutaciones mitocondriales.

Las mitocondrias son como las pilas de la célula; la proveen de energía y se encuentran, en abundante número, en todas las células humanas. Su característica más destacada es que poseen su propio ADN. Durante la fecundación, sólo el núcleo del espermatozoide penetra en el óvulo, por lo que las mitocondrias y su ADN del futuro embrión provienen exclusivamente de la madre. Por esta razón, las enfermedades mitocondriales se transmiten por vía materna.

Recambio de mitocondrias

Los científicos partieron de un cigoto (embrión de una sola célula) sobrante de fecundación in vitro. En un caso real, este embrión contendría las mitocondrias enfermas de la madre, por lo que se extrajo el núcleo y se descartó el resto. Este núcleo, con los genes paternos y maternos, se inyectó en un segundo cigoto al que se le había eliminado su propio núcleo, y que en un caso real aportaría las mitocondrias sanas. El primer núcleo se inyectó en el segundo cigoto por transferencia nuclear. Técnicamente, se trata del mismo procedimiento empleado para crear a Dolly, pero en aquel caso, el núcleo insertado no procedía de un cigoto, sino de una célula normal del cuerpo.

Como explica la directora del laboratorio de Fecundación In Vitro del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI), María José de los Santos, "el posible niño que naciera de estas técnicas estaría presumiblemente libre de la enfermedad mitocondrial o, tal vez, tendría un nivel de heteroplasmia [proporción de mitocondrias enfermas arrastradas en el procedimiento frente a las del donante sano] muy pequeño, de menos del 3%, que sería compatible con la salud".

Los autores del trabajo reconocen que el procedimiento que proponen es arriesgado en humanos. Por ello, dicen, se requiere de un estudio más profundo para asegurar las diferentes técnicas. En este sentido, De los Santos recalca que el procedimiento empleado por el equipo de Douglass Turnbull "no es legal en Es-paña", pero que si se llevara a cabo, tendría que hacerse bajo el marco de un ensayo clínico "y siempre y cuando no se interpretara como clonación".

Esta bióloga reconoce, no obstante, que la única posibilidad hoy en día para evitar la herencia de mutaciones mitocondriales es la donación de óvulos, por lo que, hasta ahora, una madre con una de estas enfermedades no podría dar a luz a un hijo biológico sano. Según los autores del estudio, "los datos demuestran que la transferencia nuclear puede prevenir la transmisión de enfermedades del ADN mitocondrial en humanos".

Las enfermedades mitocondriales son un grupo heterogéneo de alteraciones que suelen provocar encefalopatías y problemas en músculos, corazón, hígado o páncreas. Las más conocidas son el síndrome de Lens y el de Melas. En general no se dispone de tratamientos curativos, sino de terapias dirigidas a mejorar la calidad de vida de los pacientes.