Público
Público

Microsoft espera vender 200 millones de Windows 7 en un año

SIMO abre sus puertas con el nuevo sistema operativo de Microsoft como única estrella

EFE

La presidenta de Microsoft Ibérica, María Garaña, presentó hoy en el SIMO el nuevo sistema operativo de la multinacional, el Windows 7, que, aseguran, se abre en menos de 20 segundos, ahorra energía y puede utilizarse con los dedos desde ordenadores táctiles, sin necesidad del ratón.

Justo un mes antes de que el Windows 7 salga al mercado doméstico -se comercializa para empresas desde el 1 de septiembre- Microsoft ha hecho del nuevo SIMO la sede del lanzamiento del sistema operativo en España. Microsoft ocupa uno de los dos pabellones de la feria y ha acudido acompañada por 53 socios, como Banesto, Intel y Telefónica.

Aunque Windows Vista ha vendido en tres años cerca de 180 millones de copias, esta multinacional espera vender 200 millones de licencias del nuevo sistema de aquí hasta finales de 2010, de ellas 50 millones en Europa.

La presidenta de Microsoft Ibérica destacó que el gran problema que ha tenido el sistema operativo anterior, Windows Vista, es que sólo era compatible con 12.000 dispositivos, por lo que los usuarios achacaban al software los problemas que tenían al conectar algún tipo de hardware.

Con Windows 7, dijo, han trabajado con todos sus socios y desarrolladores y el resultado es un sistema compatible con 80.000 dispositivos.

María Garaña, que hizo la presentación con Luis Martín, director de la división de Windows, destacó como una de las principales características del sistema, su facilidad de uso: se abre en 20 segundos, puede mantener activas a la vez hasta 50 ventanas, se corta y pega texto o fotos situando dos ventanas en la pantalla, tiene gran capacidad para hacer búsquedas...

Así explicaron que Windows 7 incorpora algunas de las posibilidades de la mesa táctil de Microsoft (Surface), lo que permite utilizar los ordenadores con pantalla táctil con el dedo, y moverse dentro de los mapas con la misma facilidad que con la Surface.

Garaña señaló las posibilidades que ofrece para las empresas, ya que desde Windows 7 se puede encriptar la información de otros dispositivos, como los USB, y facilita trabajar desde casa accediendo a la intranet de la empresa con total seguridad.

Además, aseguran, consume muy poco, lo que se traduce en un ahorro en batería y en mayor vida para los ordenadores. Se trata de un sistema que se va a instalar en los grandes ordenadores, pero también en los ultraportátiles que hasta ahora llevaban el sistema operativo XP, lo que supondrá, dijo Garaña, que habrá ordenadores por menos de 500 euros que se podrán manejar con los dedos.