Público
Público

La piratería y los derechos de autor, principales retos de González-Sinde

La nueva ministra de Cultura deberá impulsar las reformas que el Gobierno quiere aprobar en esta legislatura para atajar la piratería

PUBLICO.ES

La nueva ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, deberá impulsar las nuevas leyes de la Música, las Artes Escénicas y de los Archivos, que el Gobierno se ha propuesto aprobar en esta legislatura, y adoptar medidas para atajar la piratería.

González-Sinde mantuvo al frente de la Academia del Cine una actitud beligerante contra las descargas ilegales en Internet y ahora deberá concretar las medidas que Cultura prepara para luchar contra la piratería y que, según su antecesor, César Antonio Molina, tendrán un carácter disuasorio.

La ministra, que señaló en 2008 que no era necesario ofrecer conexiones a Internet con mayores velocidades ya que solo aumentaba el consumo de contenidos piratas, ha mantenido la postura de que en el cine "hay que seguir peleando para que las descargas ilegales no nos hagan desaparecer".

Entre las leyes que Cultura tiene previsto impulsar en esta legislatura figura una destinada a promocionar la música y defender su industria, a la que se comprometió Zapatero, y otra para las artes escénicas, con la misma finalidad, aunque ambas podrían formar parte de una misma ley.

A estas se suma la Ley de Archivos, en cuyo borrador trabaja el Ministerio desde hace tiempo, y que llenaría el vacío existente en este campo, en un país que cuenta con una riqueza archivística tan importante como España.

La cineasta desarrollará también al frente de Cultura las nuevas leyes del Cine y del Libro y proseguirá el proyecto del Centro Nacional de Artes Visuales, que se ubicará en la antigua Fábrica de Tabacos de Madrid, y que Molina pretendía tener listo en 2012.

Ángeles González-Sinde tendrá que pronunciarse además sobre asuntos polémicos como el de la posibilidad de unificar la acción cultural exterior, que Molina reclamó como ministro para que Cultura tuviera competencias sobre el Instituto Cervantes, dependiente ahora de Exteriores.