Público
Público

Windows 7, preparado para borrar el rastro de Vista

Microsoft presenta la versión (casi) final de su próximo sistema operativo que llegará a final de año

PABLO OLIVEIRA Y SILVA

Después de un largo período de pesares debido a la desigual aceptación de Windows Vista, Microsoft anunció primero y apresuró después una versión de evaluación de Windows 7, su nuevo sistema operativo cuyo objetivo es borrar para siempre las huellas de Vista.

Tras el período de recepción y evaluación de los comentarios de algunos de los tres millones de personas que se descargaron esta versión beta desde enero, Microsoft ha presentado hoy en Madrid la 'versión candidata' a edición final (Release Candidate); algo así como la versión con el programa acabado al 99,9%.

Este paso previo a la versión definitiva, que algunos profesionales podrán descargarse en la web desde hoy y el público general a partir del 5 de mayo, presenta algunos cambios en relación a la versión de prueba, pero mantiene la estructura y el motor de la versión beta que ha obtenido una buena evaluación en las primeras pruebas.

"En España, fabricantes de PC como Inves, Airis, APD, entre otros, se han comprometido a trabajar para integrar Windows 7 en sus equipos, para que estén disponibles desde el primero momento tras el lanzamiento del sistema", señala Luis Martín de Microsoft Ibérica.

La compañía de Redmond suele establecer un largo periplo para sus productos hasta presentar la versión final. Así, después de lanzar la versión beta y ahora con la llegada de la versión 'candidata', el siguiente paso se producirá dentro de dos a cinco meses, momento en el que ofrecerán la versión final (RTM) solo para profesionales de sus programas de clientes.

Entre tres y cuatro meses después, ya estaría disponible la versión final empaquetada para todos los consumidores y empresas. Haciendo las cuentas, Windows 7, en sus diferentes versiones, estará disponible en España en algún momento entre octubre de 2009 y enero de 2010.

La estrategia de Microsoft sobre Windows 7 se basa en la mejora de los elementos que permiten el acceso remoto a recursos de otros equipos, la seguridad y la virtualización de entornos.

La popularidad de los ordenadores portátiles y netbooks y la evolución de los teléfonos móviles a completos ordenadores permite hoy que los usuarios en cualquier lugar dispongan de herramientas que les permitan conectarse a redes. Windows 7 integra funciones como Direct Access, BranchCache o SharePoint para conseguir estos accesos remotos desde dispositivos móviles.

Windows 7 virtualizará Windows XP. Es decir, los programas que funcionan solo en XP podrán ejecutarse en Windows 7. Una demanda que muchos desarrolladores esperaban tras las incompatibilidades presentadas por Vista.

Finalmente, Microsoft vuelve a insistir que la seguridad de acceso a los datos está mejorada en Windows 7 con la introducción de herramientas como BitLocker o AppLocker.